MARCHIQUITA-ONLINE PAG CENTRAL 2013
Los titulares de 2012 en el Partido de Mar Chiquita,Provincia de Buenos Aires,Argentina
Reserva de Biosfera Mar Chiquita . Información Complementaria
Editoriales Nacionales de Interès. Año 2012
Prensa Oficial 2012 en Partido de Mar Chiquita
Medioambiente
H.C.D Mar Chiquita 2011 -Actas y Resumenes de Sesiones
Mar Chiquita en los medios
2011 Roscas politico-sociales e institucionales en Mar Chiquita
2011 Editoriales e Info Gral
2011 En Prensa Mar Chiquita Oficial
Deportes en Mar Chiquita
Partido Socialista en Mar Chiquita
P.J. MAR CHIQUITA . Actividades Partidarias
POLICIALES Y SEGURIDAD EN MAR CHIQUITA
2011.Union Civica Radical del Partido de Mar Chiquita
Rincon Literario Marchiquitense
PROYECTO SUR EN MAR CHIQUITA - Movimiento Nacional liderado por Pino Solanas
MOVASCO. Movimiento Autonomista de Santa Clara del Mar y la Costa marchiquitense
Peronismo Militante de Mar Chiquita
FRENTE POPULAR Propuesta Mar Chiquita
Frente Popular Duhalde Presidente Línea Gran Convergencia Peronista
Compromiso Federal: ES POSIBLE
Corriente Nacional MARTIN FIERRO en Mar Chiquita
FM Forever conectado a marchiquita-online
Mensajes de Usuarios e Info de Interes para Mar Chiquita 2011
Visite Mar Chiquita: Circuitos Turisticos e Informes
Asamblea Popular Ambientalista del Partido de Mar Chiquita
INSTITUCIONES. Cultura y Tecnologia
Documentos de Interes General
Todo Mar Chiquita 2010 en Pag.Central de marchiquita-online
Editoriales del 2do Trimestre
De Opinión: Editoriales y Opinión de columnistas de marchiquita-online
Opciones en Mar Chiquita: 14 de Agosto Internas Abiertas
En los Medios: Política y Sociedad
CONCIENCIA AMBIENTAL Mar Chiquita
DATOS GENERALES DE MAR CHIQUITA
LUGARES, PERSONALIDADES Y CULTORES MARCHIQUITENSES
Editoriales 1er trimestre en otros medios
AÑO 2010 en marchiquita-online Y SUBPÁGINAS
INFORMACION DE INTERES SOCIAL
2009.2008 Archivos en marchiquita-online
=> MANUEL TAPIA: EN SU MEMORIA
=> OCTUBRE 2009 ARCHIVOS DE PAG.CENTRAL
=> 2009-II INSTITUCIONES.Mayo.Agos.2009
=> MAR CHIQUITA EN LOS MEDIOS-Octubre 2009
=> ARCHIVOS ANTERIORES PAG CENTRAL
=> MAR CHIQUITA EN LOS MEDIOS.NOv.Dic 2009
=> POLITICA 2009. EN MAR CHIQUITA
=> Archivo 2009- Temas Destacados Pag.Central
=> UNION CIVICA RADICAL- BLOQUE HCD
=> marchiquita-online Pag.Central copia
=> 2009. MENSAJES DE USUARIOS Y MUNICIPIOS VECINOS
=> MAR CHIQUITA Y LOS MEDIOS
=> EDITORIALES E INFO GENERAL INTERESANTE
=> EDITORIALES DE INTERES E INFO GENERAL
=> III CONCIENCIA AMBIENTAL 2009
=> GREMIOS DOCENTES
=> La Politica Marchiquitense en medios
=> 2009- Prensa Oficial del Municipio
=> DICIEMBRE 2009 en Pagina Central
=> 2009 INSTITUCIONES,CULTURA Y TECNOLOGIA M.CH
=> OPINIONES MAR CHIQUITA BAJO LA ALFOMBRE 2009
=> UNION CIVICA RADICAL.Ultimo trimestre 2009
Prensa Oficial Mar Chiquita 2011 Parte IV
Prensa Oficial 2011- Parte I
Prensa Mar Chiquita 2011 Parte I
Prensa Mar Chiquita 2011 Parte II
Prensa Oficial 2011 Parte v
Editoriales e información nacional del tercer trimestre 2011
Prensa Oficial Mar Chiquita Parte III
Mar Chiquita: Links y Comercios amigos de marchiquita-online
Quiénes somos?
Contactános
Mar Chiquita Salud: Horario de Atención en Centros Asistenciales
Prensa Oficial Parte V
Diciembre 2011 marchiquita-online Pag Central
EDITORIALES DE INTERES E INFO GENERAL

EDITORIALES DE INTERES, E INFORMACIÓN GENERAL NACIONAL

  Apenas el comienzo 
Por Joaquín Morales Solá
LA NACION -28 de noviembre de 2009 |
Algunos mensajes de la sociedad están siendo recibidos por la oposición. El estilo del matrimonio Kirchner, más vehemente y avasallador desde la derrota de junio, se convirtió en una deuda política de los gobernantes, pero también de sus adversarios. ¿Qué hicieron éstos para ponerle cierto límite a esa administración conjunta de la Nación? ¿Por qué fracasaron los opositores mientras protagonizaban un desfile, a veces inaguantable, de vanidades? Esas preguntas encierran la síntesis (molesta) de gran parte de la reflexión social.
El plazo del 10 de diciembre se aproxima. Una alta fuente opositora se sorprendió en los últimos días porque había escuchado con demasiada frecuencia la posibilidad de que la gente común termine estallando de igual modo contra el Gobierno y sus adversarios. Quizás por eso, el conjunto de la oposición inició un camino lento, necesariamente arduo y difícil, para cumplir con el primer objetivo que tiene: impedir que Néstor Kirchner continúe con su cruzada contra todas las instituciones y contra cualquier sentido de la vida democrática. La coincidencia sobre la integración de las comisiones puede parecer poco, pero no lo es. El manejo de las comisiones parlamentarias en el Congreso (el 63 por ciento en manos de la oposición y el 37 por ciento en poder del oficialismo en Diputados, según el proyecto consensuado) expresaría, en primer lugar, la exacta relación de fuerzas que existirá en adelante. Pero también le permitiría a la oposición los indispensables despachos de comisiones para que los proyectos puedan ser tratados en el recinto. Cumplidos todos los requisitos reglamentarios, la oposición estará en condiciones de autoconvocar a las cámaras si el oficialismo se negara a convocarlas.
Existen proyectos más ambiciosos. Nadie ha descartado todavía la pelea por las presidencias de la Cámara de Diputados y del Senado. Así como todos los números cierran para la oposición cuando se trata de la composición de las comisiones, las cifras comienzan a vacilar cuando se negocia la titularidad de los cuerpos o la prórroga de las sesiones ordinarias por parte de los legisladores.
 
Mauricio Macri y Felipe Solá son los más entusiastas defensores de la elección de un opositor en la presidencia de los diputados. Los radicales han abandonado el respeto a la vieja tradición según la cual el oficialismo debe retener la presidencia de los cuerpos parlamentarios. "Kirchner ha logrado hasta que el radicalismo se olvide de la tradición republicana", suele ironizar un empinado exponente de ese partido. La pregunta que los radicales no se han respondido aún es por cuántos votos podrían ganar esa elección. "¿Para qué nombrar a un presidente de la Cámara de Diputados que podría fracasar por falta de adherentes al poco tiempo?", dicen los líderes radicales.
Sin embargo, son la Coalición Cívica de Elisa Carrió y los socialistas los que más se oponen a ese proyecto, porque sostienen que podría ser entendido como golpista en momentos de enorme fragilidad del Gobierno.
En el Senado
Tampoco es probable que en el Senado la oposición pueda elegir a un presidente provisional propio en lugar del peronista José Pampuro, que cuenta con el respeto de los adversarios al Gobierno. El próximo presidente radical, el senador Ernesto Sanz, lanzó la idea de un presidente provisional de la oposición para dar un golpe sobre la mesa y terminar de contar cuántos senadores están de un lado y del otro. Quería nada más que eso.
El Senado no será un paseo para el oficialismo de ahora en más. Bordeará el empate muchas veces durante el próximo año. Es una advertencia para los opositores que reclaman la renuncia de Julio Cobos, que tendrá la misión de desempatar. ¿Les conviene que se vaya antes de tiempo? En tales condiciones, es imposible la elección de un presidente opositor de la cámara alta o la prórroga de las sesiones ordinarias por parte del Congreso.

¿Poco? No. La oposición en el Congreso se está asegurando el control del trámite legislativo, que es un paso importante para la reconstrucción de la institución parlamentaria. Podrá haber deserciones hacia el oficialismo, pero serán más escasas. Muchos legisladores actuales fueron elegidos con el mandato social de ser opositores; las traiciones serán imperdonables. Y Kirchner se está quedando sin caja para cooptar gobernadores y legisladores. Con todo, la política es el mayor problema del oficialismo: un acercamiento a los Kirchner significa ya el fin de cualquier carrera política

 

Nuevo sistema electoral / Luchas de poder de cara a 2011
 Otro acto desesperado  
Joaquín Morales Solá - LA NACION 25.11.09
 
Los Kirchner no quieren, definitivamente, que el próximo Congreso resuelva sobre la reforma política. En una vertiginosa escalada sobre las instituciones, el perdidoso kirchnerismo está modificando con profundidad cuestiones cruciales del sistema democrático. El régimen electoral, la relación del Estado con los medios periodísticos, el destrato al Congreso y la propia independencia de la Justicia se encuentran en una zona riesgosa e incierta. Un kirchnerismo débil y extenuado resultó más peligroso para la democracia que las transgresiones que cometía cuando ganaba elecciones.
Cristina Kirchner decidió ayer la ampliación de las sesiones ordinarias del Congreso al solo efecto de que el Senado, con su actual composición, aprobara la llamada reforma política. Abandonado por la oposición no peronista, por el peronismo disidente y por los partidos de centroizquierda (según la experiencia en Diputados), el Gobierno hubiera tenido en el próximo Senado dos alternativas: aceptar reformas importantes a su proyecto o enfrentar otra derrota parlamentaria.
Muy pocas cosas dentro de una democracia requieren un amplio consenso como es el caso del sistema que dispone la vida y la muerte de los partidos políticos, la manera de elegir candidatos y el modo de votar. La democracia es la presencia constante del disenso. Sin embargo, están excluidos de esas discusiones la existencia misma de la democracia como forma de gobierno y el método para elegir a los representantes de la sociedad en el poder político. Así las cosas, los Kirchner siguen inscribiéndose con más vocación que antes en la corriente latinoamericana que integran Hugo Chávez, en Venezuela; Rafael Correa, en Ecuador; Evo Morales, en Bolivia, y Daniel Ortega, en Nicaragua. Todos ellos decidieron cambiar las reglas del juego constitucional o electoral en medio del partido. También el depuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya se aprestaba a ignorar la Constitución de su país cuando un golpista más decidido que él, Roberto Micheletti, lo tumbó durante una noche ingrata.
La fotografía de ayer en el Senado es patética: el Gobierno quedó solo con su reforma política. Todos los otros partidos lo dejaron en el más absoluto desamparo. "Será una reforma política sólo del Frente para la Victoria, ni siquiera incluirá al peronismo", se enardeció el jefe del bloque radical, Ernesto Sanz, próximo presidente del radicalismo. ¿Qué objetivo persigue el Gobierno? "Demostrar que para ellos es mejor gobernar con la prepotencia. No hay otra razón", dijo Sanz.
 
El dilema de la izquierda
La izquierda también está enfurecida. Incluso, la principal referente del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), Vilma Ripoll, estuvo ayer en el Senado y les anunció a los senadores oficialistas que usará toda su influencia en las comisiones internas de los subterráneos y de Kraft, entre otras empresas, para desatar una ola masiva de protestas contra la reforma electoral. Desde ya, el peronismo disidente tampoco acompañó al kirchnerismo en su embestida parlamentaria.
A estas alturas, está claro que Néstor Kirchner sólo quiere esa reforma para alargar su poder hasta agosto de 2011. Las internas abiertas y obligatorias están establecidas en el proyecto para 60 días antes de las elecciones nacionales. La ausencia de candidatos presidenciales formales durante más de un año y medio (sólo podrá haber candidatos virtuales) permitiría la conservación del poder de los Kirchner, según la opinión de éstos. Pero el poder nunca fue el producto de la sola escritura de las leyes.
Corrupción
Los Kirchner deberían preocuparse más por los casos de presunta corrupción que se ventilan en la Justicia. La presión oficialista sobre las instituciones en los últimos tiempos es proporcional al estallido de escándalos que ponen en duda la moral de los gobernantes. El pasmoso incremento del patrimonio de la pareja presidencial empujó al contador de la familia, Víctor Manzanares, a una apresurada visita al juez Norberto Oyarbide, que investiga el caso, según la confirmación que el magistrado hizo de una noticia publicada por LA NACION el domingo pasado.
¿En qué medida están comprometidos los Kirchner en esa causa como para que el contador familiar haya decidido presentarse ante el juez y no esperar la convocatoria de éste? Manzanares se reunió mucho antes con un comedido delegado de la AFIP, que descubrió que la declaración jurada de bienes del matrimonio presidencial no cerraba por ningún lado.
La relación de los Kirchner con Chávez, y la intermediación del otrora influyente Guido Antonini Wilson, está dejando en las puertas de los tribunales al todopoderoso ministro de Planificación, Julio De Vido. Entre De Vido y los Kirchner media un solo paso; el ministro ha sido, y es, el operador más confiable de Néstor Kirchner desde que éste era gobernador de Santa Cruz. Antonini Wilson saltó a la fama cuando ingresó en el aeroparque de Buenos Aires una valija con 800.000 dólares. Viajó en un avión rentado por una empresa que depende de De Vido y estaba rodeado por funcionarios argentinos del área que comanda el ministro de Planificación.
La prensa no podía estar ausente de semejante presión institucional. El lunes pasado, se presentó en las oficinas de Papel Prensa el nuevo jefe de la Sindicatura General de la Nación, Daniel Reposo, para hacer lo que su defenestrado antecesor, Carlos Pacios, se había negado: presionar y hostigar a la empresa que abastece de papel a 170 diarios del país. El mismo día, el nuevo titular de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli, ordenó cuestionar las actas del directorio de Papel Prensa, que es también lo que rechazó hacer su eyectado predecesor, Eduardo Hecker. Vanoli les inició sumario a todos los miembros del directorio de la empresa papelera.
La oposición, empezando por el propio radicalismo, se siente acorralada. Los legisladores son ninguneados o sometidos a la constante práctica del travestismo político. Los jueces son sometidos a la presión intensa del oficialismo, justo cuando los magistrados deben averiguar sobre un número exorbitante de supuestos hechos de corrupción oficial. La persecución sobre los medios periodísticos independientes está cobrando un ritmo ya muy peligroso. Todo se parece demasiado al acto desesperado del herido que mata antes de morir.
 
 Hipótesis de guerra

Por Mariano Grondona
Especial para lanacion.com 25.11.09
 
Santo Tomás de Aquino escribió que "el fin es lo primero en la intención y lo último en la realización". Desde el punto de vista de la "realización", el último domingo de octubre de 2011, cuando los argentinos elijamos el próximo presidente, está todavía muy lejos. Por eso los dirigentes políticos, incluidos los tenidos por "presidenciables", todavía se niegan, por pudor, a hablar de aquella jornada supuestamente remota.
Esto en cuanto a la "realización". ¿Qué decir en cambio de la "intención" que, aunque no se expresen en público acerca de ella, nuestros presidenciables ya albergan en el secreto de sus mentes? Que ella se está formando y, en algunos casos, ya está formada. Esto estaría pasando, por lo pronto, en la mente de Néstor Kirchner. Observadores como Hugo Alconada Mon se han animado a imaginar la "hipótesis de guerra" para mantenerse en el poder en 2011, que ya habría concebido el ex presidente. Kirchner supone, en este sentido, que 2011 podría ser similar a 2003, el año en que conquistó el poder. Como se sabe, nuestro método electoral para elegir presidente es el "ballottage" o doble vuelta según el cual, si ninguno de los candidatos alcanza en el primera vuelta el 45 por ciento de los votos o un 40 por ciento que al mismo tiempo lo distancie del segundo por lo menos en diez puntos, habrá una segunda vuelta entre los dos más votados en la primera.
En la primera vuelta de 2003, Kirchner entró segundo de Carlos Menem, pero éste tenía un porcentaje tan alto de rechazos que, si se hubiera presentado en la segunda vuelta, Kirchner lo habría derrotado ampliamente. Por eso, para no darle a su rival esta enorme ventaja inicial, Menem se retiró antes de la segunda vuelta, dejándolo a Kirchner con el precario 22 por ciento de su primera vuelta.
En 2011, otra vez, Kirchner no aspiraría ni siquiera a llegar primero en la primera vuelta, contentándose con ser uno de los "finalistas" de la segunda vuelta. ¿Cuál sería entonces su meta? Que su rival de la segunda vuelta, como Menem hace seis años, acumulara un alto porcentaje de dudas o rechazos. La idea de Kirchner sería tener enfrente a un adversario a quien muchos ciudadanos dudarían en elegir presidente. Entre los finalistas que Kirchner desearía enfrentar en la segunda vuelta estarían por ejemplo Pino Solanas o Lilita Carrió, a quienes los argentinos admiran como opositores pero a quienes dudarían consagrarlos como presidentes, por su nula experiencia ejecutiva. Si el "finalista" contra Kirchner fuera en cambio alguien con experiencia de gobierno como un Cobos, un Reutemann o un Macri, las cosas podrían ser distintas. ¿Cuál sería entonces la estrategia del ex presidente? Lograr, echando mano a algunos de los múltiples ardides en los que es ducho que, aun perdiendo él en la primera vuelta como en 2003, su rival fuera el más vulnerable de todos los demás en la recta final, aunque su vulnerabilidad, a la inversa de la de Menem en aquel año, resultare de su "falta" y no de su "exceso" de experiencia.

 

 Desde la Justicia piden que no
   se dé más poder a la Policía  
  
 
La actividad de los cuidacoches será prohibida por el nuevo Código Contravencional
Los defensores generales reclaman a los legisladores que no aprueben el proyecto de contravenciones
Los defensores generales de la Justicia bonaerense reclamaron a los legisladores que no se apruebe el proyecto de ley de contravenciones que apunta a otorgar mayores facultades a la Policía -en situaciones que no constituyen ilícitos-, y expresaron su "preocupación" por "las graves consecuencias que implicaría" la sanción de esa iniciativa "para el Estado de Derecho y la libertad y seguridad de los ciudadanos" de la Provincia.
Los defensores generales de los Departamentos Judiciales de la Provincia -dependientes de la Procuración General de la Suprema Corte- fijaron posición en un duro documento que hicieron público en las última horas y en el que señalaron que el proyecto en cuestión otorga "la potestad de allanar, detener, juzgar e imponer penas a funcionarios pertenecientes al Poder Ejecutivo provincial", alterando así "la división de Poderes y la prohibición constitucional al Poder Ejecutivo de juzgar e imponer penas".
El proyecto en cuestión fue anunciado por el ministro de Seguridad provincial, Carlos Stornelli, hace un par de semanas, en el marco de gravísimos casos de inseguridad y una seguidilla de muertes en asaltos, y presentado por el Ejecutivo como una medida destinada a que "la Policía gane la calle".
 
De acuerdo al texto de la iniciativa presentada en la Legislatura -para la que el Ejecutivo reclama rápido tratamiento- se creará una justicia contravencional -que aplicará sanciones de arresto y multa- para acciones que no constituyen delitos sino, en general, incumplimientos de disposiciones municipales, y en ese marco la Policía podrá actuar y detener a los infractores.
Figuran en esas eventuales contravenciones las obstrucciones del tránsito, la portación de palos y andar encapuchados por la calle; los escraches, en particular a funcionarios públicos; el merodeo; la ebriedad en la vía pública; los ruidos molestos; la pegatina de carteles en la vía pública; la mendicidad; el cuidado de coches y la limpieza de parabrisas; las incitaciones a las peleas callejeras, entre tantas otras.
 
"INCONSTITUCIONALIDAD"
En su pedido a los legisladores para que no aprueben el proyecto, el Consejo de Defensores Generales indicó que la incumbencia que se otorga en el mismo a los jueces administrativos "contraviene la Constitución provincial que expresamente impone para la designación de jueces de falta, el que corresponde para los jueces de primera instancia", y señaló que "propone la rebaja de la edad de imputabilidad de los menores en el territorio provincial, asumiendo facultades propias del legislador nacional".
En el documento se sostiene también que la iniciativa "instaura un procedimiento que viola los principios del debido proceso legal sin defensa técnica obligatoria" y afirma que algunas contravenciones "marcan descripciones de sesgo discriminatorio, sin comportar conductas dañinas o peligrosas, constituyendo una punición al autor y no a sus acciones (como sanción del que cuida autos sin autorización o al que duerme o vive en lugares públicos)".
Los defensores destacan también que "otras contravenciones sancionan conductas inocuas (beber en la vía pública, estar sin motivo aparente en lugares cercanos a una casa o vehículo, dar lástima al mendigar) y otras avasallan las libertades públicas penalizando la manifestación o concentración popular".
Y cuestionan, asimismo, que la ley, de sancionarse, "legitima la actuación policial permitiéndole una interpretación discrecional de tipos abiertos y difusos, plagados de consideraciones morales y vacíos descriptivos que producirán la resistencia ciudadana, la que desencadenará represión policial", puntualizando que "producirá por ello el efecto contrario a la seguridad buscada toda vez que su aplicación impide el ejercicio de la libertad".
"Finalmente debe advertirse -se dice en el documento- que el proyecto pone en riesgo de responsabilidad internacional al Estado argentino por constituir un sistema punitivo ilegal, contrario a las libertades esenciales del ciudadano, desprovisto de mínimas garantías de legalidad y con contenido discriminatorio, violento y que representa una injerencia estatal indebida en la vida individual, colocando al Estado en una regresión en materia de derechos humanos que se ha comprometido a evitar frente a la comunidad internacional".
Fuente: Notibonaerense.com 24.22.09
 
 Paran docentes y ratifican
   que descontarán los días 
La medida de fuerza del Frente Gremial es por 48 horas. Desde Provincia reiteraron que no habrá un nuevo aumento este año, tal como reclaman los gremios. Consideran que el paro hará que más padres se vuelquen a escuelas privadas
El director general de Educación y Cultura bonaerense, Mario Oporto, reiteró que la provincia de Buenos Aires no va a dar aumento salarial este año, pero que está dispuesto a discutir de cara al 2010. Además, adelantó que se les descontarán los días de paro.
En declaraciones a la prensa, Oporto dijo que los docentes "van a cobrar muchísimo menos, pero que "eso es el peor de los escenarios". Sostuvo además que "el derecho a la huelga existe pero depende cómo lo usan".
El funcionario dijo que se está "llamando al sentido común, están llevando un plan de lucha como si le debieramos cuatro meses de sueldo" e instó a sentarse a dialogar sobre un aumento salarial pero para el año próximo.
Por último, afirmó que él puede hacer dos cosas: sancionarlos y descontar el día y buscar el diálogo. Sin embargo, dijo que no va a "meter una sanción policial". (de Notibonaerense.com)
 
Más reclamos del campo
Dirigentes rurales de la Provincia reclamaron ayer a funcionarios del gobierno bonaerense que "medien" ante la administración nacional para que se libere la exportación de trigo.
Fuentes de la mesa rural, compuesta por las seccionales bonaerenses de Carbap, Federación Agraria, Sociedad Rural y Coninagro, informaron que se le reclamó al ministro de Asuntos Agrarios, Ariel Franetovich, que "abogue por un cambio de la política nacional en materia de trigo y que se de apertura a las exportaciones" de ese cereal puesto que de no suceder ello obligará al sector a vender a bajo precio en el mercado interno.
En la reunión, que se desarrolló en la sede del Banco Provincia en Capital Federal, los técnicos de la Mesa Agropecuaria solicitaron a las autoridades del Bapro que habiliten créditos blandos para que los productores puedan retener la producción hasta tanto se produzca la apertura de las exportaciones de ese cereal.
Franetovich explicó que el encuentro "fue organizado por expreso pedido del gobernador Daniel Scioli con el objetivo de crear herramientas crediticias destinadas al sector, especialmente para los pequeños productores" y que "con ese fin les hemos solicitado a los representantes de las entidades agropecuarias que nos ayuden a conformar un registro para conocer cuántos serían los destinatarios de esta ayuda".(De Notibonaerense) 24.22.09

 

 Amenaza de golpe contra el Congreso
Por Joaquín Morales Solá Domingo 29 de noviembre de 2009
Néstor Kirchner se bajó del avión presidencial a última hora. No acompañó a Cristina al Vaticano, como estaba previsto en todos los programas. Un par de días antes de la deserción ante el Papa, el ex presidente decidió hablarles a los intelectuales kirchneristas de Carta Abierta. En ese compadreo entre incondicionales, maltrató primero al periodismo (que ya es para él como la oración diaria para los que tienen fe) y luego se ocupó, enfurecido y desafiante, del problema nuevo que descubrió con precisión: el Congreso.
Que nos echen de todas las comisiones , bramó, y provocó: Nosotros tendremos al pueblo en la calle. Fue la amenaza más directa y brutal que recibió el Poder Legislativo desde que Menem insinuó su cierre temporal en la década del noventa.
Desde hace casi dos años, el Gobierno viene denunciando supuestas conspiraciones destituyentes. Sin embargo, nadie fue tan explícito contra la administración kirchnerista como Kirchner lo fue contra el Congreso. Enfrentar la decisión de los legisladores con las turbulencias de manifestaciones callejeras sería un claro intento de desestabilización de la institución parlamentaria. Amedrentó a los nuevos legisladores antes de que éstos asumieran.
La primera conclusión es que Kirchner tomó nota de que la oposición fue capaz, hasta ahora, de enhebrar acuerdos que le sacarían al Gobierno el control de las cruciales comisiones legislativas. Por eso aludió a esas comisiones en el momento más vibrante y tenso de su monólogo ante los fieles. Kirchner no se puede ir de Buenos Aires ni un solo día, aceptó un funcionario cuando se enteró de la ofensiva opositora.
La segunda conclusión consiste en establecer que el matrimonio presidencial no está ya en condiciones de llenar calles ni atajos. Podría contar, eso sí, con la movilización de los pocos sindicatos que le quedan y con la atemorizante presencia de los grupos de choque formados por los viejos piqueteros y por las nuevas barras bravas kirchneristas del fútbol subsidiado. Ahora se sabe, al fin y al cabo, por qué Kirchner nunca quiso deshacer esos grupos y prefirió siempre "aliarse con los malos", con el argumento de convertirlos en buenos. La alianza existió y existe; la conversión, no.
Semejante escenario sería como jugar con fuego cerca de la pólvora. ¿Cuánto tiempo durará la paciencia de una sociedad ya magullada por la violencia del espacio público y por la agresividad del discurso político? ¿Cuánto, si el kirchnerismo enviara a sus ejércitos propios a desestabilizar el Congreso? ¿No estaría así empujando ese instante imprevisible en el que un hecho fortuito termina por cambiar el ecosistema político? Escuchar a Kirchner es casi una lección práctica de las secuelas del aislamiento y de los descarríos de la imprudencia.
Es, al mismo tiempo, un final de fiesta y la antesala de un desierto definitivo. Kirchner no tiene retorno. Las cuatro encuestadoras más serias y prestigiosas del país han terminado mediciones que indican que los dos Kirchner perforaron el piso de los 20 puntos de imagen positiva en el país y ya están en sólo 18 puntos. Se trata sólo del carozo de cualquier caudal político. Y es, también, una tragedia política para los líderes de una administración que todavía debe gobernar dos años más. La imagen negativa de los Kirchner tiene un piso del 55 por ciento, pero podría llegar a cerca del 70 por ciento si se prorrateara la imagen regular.
Una novedad inesperada: gobernadores otrora populares ven derrumbarse sus propios índices de simpatía sólo por el acercamiento a los Kirchner. Un ejemplo: el caso de José Luis Gioja, en San Juan.
Otro dato es aún peor. La sociedad está pesimista. Un 75 por ciento de los encuestados cree que el país "está mal". Más del 50 por ciento está seguro de que las cosas serán todavía peores en la Argentina. Este dato es significativo, porque las sociedades y las personas tienden, por lo general, a ser optimistas con respecto al futuro. Los resultados sobre el estado social, más que los de la imagen de los Kirchner, son potencialmente peligrosos para el destino de la tranquilidad pública.
Como los herederos que despilfarran fortunas antes de llegar a viejos, los Kirchner decidieron darse todos los gustos en vida. Una ironía de la historia fue que durante el gobierno de Cristina Kirchner se haya prorrogado la emergencia económica hasta el final de su mandato. La entonces senadora Kirchner votó en contra de las prórrogas de esa emergencia aún durante el gobierno de su esposo; entonces aducía que ya era hora de que el Congreso volviera a tener el rol constitucional que le corresponde y que ninguna emergencia era justificable para un gobierno que se ufanaba de haber normalizado la economía.
Los hechos de la última semana borraron esas viejas palabras. Tal rectificación podría justificarse en el drama personal de la Presidenta. Según los análisis más serios de las perspectivas económicas, la Argentina crecerá el año próximo sólo con los mismos porcentajes que retrocedió durante 2009. Cristina Kirchner llegará a 2011 con el mismo tamaño económico del país que recibió. Un mandato perdido.
No es lo único que han hecho. Salvo que algo contundente se interponga, los Kirchner intervendrán Papel Prensa, la empresa que abastece de papel a una enorme mayoría de diarios argentinos. ¿Las razones? No hay ninguna. Guillermo Moreno le entregó al ex presidente de la Comisión Nacional de Valores Eduardo Hecker el borrador de la resolución para que éste procediera a la intervención de la empresa.
No hay razones para eso , le contestó Hecker. Quiero sacar a los diarios de Papel Prensa , le respondió Moreno, aludiendo a La Nacion y Clarín. La República tiene métodos para eso , le replicó Hecker. Hay que mandar al Congreso un proyecto de ley de expropiación. Y una vez aprobado, habrá que pagarles a los dueños lo que cuesta la empresa, le explicó. Hecker no estaba inventando nada nuevo: es lo que, después de todo, hace Chávez en Venezuela cuando se queda con empresas privadas.
Hecker le contó ese diálogo a Amado Boudou, que estuvo de acuerdo con él. Un día después, el ministro de Economía se subió a la ofensiva contra Papel Prensa sólo para no quedar atrás de Moreno. En su lucha por ser más fanático que el fanático Moreno, Boudou es capaz de asumir hasta la autoría de un crimen. Hecker se fue. Lo siguió después el jefe de la Sindicatura General de la Nación, Carlos Pacios, por los mismos motivos.
Moreno presionó seriamente también sobre la Bolsa de Comercio, cuyo titular, Adelmo Gabbi, sacó el reglamento y envió una inspección rutinaria a Papel Prensa, que no encontró nada irregular. ¿Se hace todo eso sólo para frenar la intensa marcha a mitad de camino? No. Ya es intolerable que Papel Prensa tenga que dar explicaciones que no necesita dar.
Kirchner es peor cuando está asustado. La oposición no kirchnerista dio algunos pasos en el buen sentido. Tomó la iniciativa en el Congreso y se mostró unida. No obstante, el ritmo imperioso y arbitrario de Kirchner está necesitando también de una Comisión de Enlace de los principales dirigentes opositores. ¿Podrán hacerlo cuando todavía prevalecen entre algunos el agravio y la ofensa?
Las instituciones (el Congreso y el periodismo libre, entre ellas) están en riesgo. La oposición calla demasiado sobre los cotidianos martirios de la prensa. Esos líderes opositores deberían aparcar las ambiciones políticas y los rencores personales. Deberían, en última instancia, dejar de lado las inexplicables agresiones entre ellos compitiendo por un destino que nadie ve. Deberían hacerlo antes de que el país se quede hasta sin diarios.
 
 La degradación de nuestra escala de valores
Por Mariano Grondona .29 de noviembre de 2009 |
 
El desarrollo de las naciones es imaginado por los especialistas como un triángulo cuyos "lados" son económico (la reinversión de las utilidades que genera la producción), político (la primacía de las instituciones democráticas sobre el autoritarismo de los caudillos) y cultural (la vigencia de valores sociales que favorecen la toma de decisiones racionales tanto en el campo económico como en el campo político).
Las noticias económicas y políticas llenan cada día nuestros titulares. Las noticias que tienen que ver con la evolución o la involución cultural de la Nación, en cambio, pasan con frecuencia inadvertidas porque no afectan la superficie sino la zona más profunda de la vida social, algo así como su inconsciente colectivo, de modo tal que, presionados como estamos por el devenir de los hechos cotidianos, nuestra tentación es ignorar aquella zona sin tener en cuenta que ella determina en silencio el rumbo de las decisiones económicas y políticas.
La paradoja de las naciones subdesarrolladas es que suelen atender a lo urgente con olvido de lo importante. No por nada uno de los pioneros de los estudios sobre el desarrollo, Lawrence Harrison, le puso a uno de sus libros este título: "El subdesarrollo está en la mente" (Underdevelopment is a state of mind).
¿En qué consiste este olvidado "desarrollo cultural"? En la sustitución de los valores anacrónicos que nos vienen de la prehistoria del desarrollo por los valores "modernos" que han venido favoreciendo el desarrollo económico y político de las naciones de avanzada desde el siglo XVII hasta nuestros días. En la raíz del fantástico progreso económico y político de la vanguardia del mundo de hoy late, por lo visto, una verdadera revolución cultural.
La revolución cultural de la modernidad consiste, entonces, en una "sustitución de valores". ¿Pero qué son los valores? El "valor" es una representación simbólica de aquello que debiéramos admirar, así como el "disvalor" representa aquello debiéramos relegar.
En nuestras mentes, los valores se ordenan según una "escala" a cuyo tope figuran los valores más importantes, en cuyo "suelo" figuran los valores menos importantes y en cuyo "subsuelo" se instalan los "disvalores".
Cuando una nación deambula a través de crónicos desaciertos económicos y políticos, lo primero que hay que preguntarse, por ello, es en qué estado se encuentra su escala de valores.
 
Apogeo y declinación
Con sus doscientos años de historia, la Argentina ya no es una nación tan joven. En estos dos siglos ha atravesado tres períodos completamente diferentes.
En el primero de ellos, que abarca de 1810 a 1853, la Nación atravesó, inmediatamente después de la gloriosa guerra de la independencia que asociamos debidamente con la figura señera del general San Martín, una negra etapa de anarquía y de la tiranía mediante la cual vino a superarla, cruelmente, Juan Manuel de Rosas.
De 1853 a 1930, la Argentina conoció al contrario las primicias del apogeo. Instituciones estables, un desarrollo económico y político que prometía no tener pausa, la inmigración de millones de europeos y un esfuerzo educativo sin parangón en el mundo fueron sus rasgos eminentes. Hacia fines de los años veinte la Argentina, que era una de las pocas democracias existentes, figuraba entre las naciones con más alto ingreso por habitante del planeta.
Pero a partir de 1930, con la primera ruptura institucional en casi ochenta años, nuestro país descarriló en lo político y en lo económico. A ochenta años de esta catástrofe, la Argentina ya no figura entre los países con más alto ingreso por habitante, habiendo sufrido desde entonces el fatal retorno de la inestabilidad política que todavía nos afecta.
Entre 1930 y 2009, en efecto, nada menos que doce miniciclos sucesivos de gobierno, todos ellos fallidos, nos han convertido en la nación a la deriva que todavía somos. La cuenta, lamentablemente, es simétrica: de 1953 a 1930, ochenta años de esplendor; de 1930 a nuestros días, otros ochenta años de "declinación ?no de "decadencia" porque nuestra historia, afortunadamente, aún no terminó.
Desde el momento en que conservadores y radicales, civiles y militares, peronistas y antiperonistas participaron en ella, sería injusto atribuirle exclusiva culpa a alguno de ellos. Pero ellos tuvieron, eso sí, un rasgo en común porque todos los responsables de estas frustraciones cayeron en la misma trampa: a la inversa de los fundadores del período 1853-1930, que empezaron por participar sin exclusión de esa "Moncloa anticipada" que fue el Acuerdo de San Nicolás, todos y cada los que presidieron nuestros "miniciclos" abortados pretendieron, sin excepción, "cortarse solos", quedando huérfanos de acuerdos englobantes hasta que, sintiéndose excluido cada cual a su turno, el resto de los argentinos acabó con ellos.
 
"Valores" y "disvalores"
Por eso nos parece natural y valioso que "casi todos" los partidos de la oposición estén pensando en reeditar, antes de las elecciones presidenciales de 2011, un nuevo Acuerdo de San Nicolás. Pero también cabría preguntarse si esta deseable conjunción no debería reflejar, además, un auténtico retorno de los valores que, durante la negativa etapa de 1930-2011, hemos ido abandonando. ¿Cuáles fueron en todo caso estos valores? Nos atreveríamos a afirmar que su base fue la fe en el esfuerzo individual.
A cada inmigrante de nuestro período de esplendor, el país le dijo dos cosas. Una, que nadie lo ayudaría en su esfuerzo. La otra, que nadie le quitaría lo que ganara con el sudor de su frente.
El inmenso esfuerzo individual de millones de argentinos se basó, en suma, en dos principios: el trabajo y el derecho de propiedad. Por eso "votaron con sus pies" tantos millones de extranjeros. No hubo en esa etapa incomparablemente creativa ningún "plan trabajar".
Es que el Estado nunca "crea" la riqueza. A lo más, la expropia a los particulares, que son sus únicos creadores. A esta invitación al esfuerzo personal, el Estado de antaño le agregó, eso sí, la absoluta prioridad de la educación.
Por eso se hizo carne entre los argentinos el dicho "mi hijo el doctor". Aún sabiendo que una vida de esfuerzo podría no alcanzar, los argentinos también supieron que sus hijos los superarían a través de la educación.
¿Qué pasa en cambio hoy? Que el Estado, habiéndose apropiado de recursos tan altos como nunca los ha tenido, ya no enfatiza el trabajo, el ahorro y la inversión sino el nuevo "mantra" que lo anima: el mantra de la distribución.
 
Pero el énfasis excluyente en la distribución está convirtiendo a millones de argentinos, sean obreros o empresarios, en mendicantes del Estado.
Un verdadero fin de época
El penoso espectáculo al que estamos asistiendo con la lucha en las calles por el dinero de las engañosas "cooperativas" que anunció el Gobierno supone entonces una completa subversión de los valores que promovieron nuestro desarrollo, una subversión que les dice al número creciente de nuestros pobres que es mejor humillarse y tender la mano que trabajar, que sólo la distribución a cargo del Estado, con su infinita red de subsidios, los liberará de su pobreza y no que, a la inversa, los convertirá en esclavos.
Pero el imperio de la distribución sobre el trabajo, el ahorro y la inversión le atribuye el poder, únicamente, al Gran Distribuidor. Esta fórmula engañosa del progreso, sin embargo, no es sustentable, como tampoco lo es el poder de aquel que la elaboró.
Por eso todos, incluidos los oficialistas, estamos viviendo los dos años que aún faltan para 2011 como lo que son: un verdadero fin de época.

 
 El Gobierno intervino 
        Autopistas del Sol 
 

23.22.09. Desde el Ministerio de Planificación confirmaron a lanacion.com la decisión, vinculada al anuncio del default de la empresa; no descartan quitarle la concesión; se designó como interventor al contador Héctor Juan Molina
Tal como se esperaba, el Gobierno decidió intervenir hoy la empresa Autopista del Sol (Ausol) con el objetivo "garantizar la prestación del servicio" después de que la firma se declarara en default. No descartaron quitarle la concesión si se descubren anomalías.
"La empresa ya fue notificada", dijeron a lanación.com desde el Ministerio de Planificación que dirige el arquitecto Julio De Vido. "La medida fue decidida por el tema que es público. Hay obligaciones a las cuales la empresa no puede afrontar", se indicó.
Desde esa cartera indicaron además que se hará una "auditoría integral" de la empresa y un "seguimiento de la prestación de la concesión". Aseguraron que la medida fue tomada porque "el servicio está en riesgo y el Estado lo tiene que garantizar".
Consultadas por la posibilidad de si es posible que el Gobierno avance y le quite la concesión de la firma, no hubo una negativa. "Habrá que evaluarlo en su momento, cuando concluya la auditoría". El interventor designado es Héctor Juan Molina, un contador de la Universidad de Buenos Aires (UBA). (Fuente: Diario La Nación 23.11.09)
En Sección de Comentarios Nº 95:
Señores:¿ o yo cada día que pasa entiendo menos o nos están tomando por ignorantes?. Una empresa como Autopistas del Sol que estaba, el día viernes 20/11, a punto de entrar en default, se presentó como acreedora de Emgasud S.A., empresa que estaba también por entrar en default y aceptó la refinanciación de esta empresa de electricidad y gas. ¿No necesitaba el efectivo para hacer frente a sus propias deudas? ¿ o sufrió un apriete del Gobierno para que acepte y no mande a la quiebra a esta empresa protegida ? Emgasud S.A. no solamente tomó plata del Anses y no cumplió con los pagos pactados, sino que en Santa Clara Del Mar incurrió en un doble incumplimiento de contratos al no finalizar la obra de red de gas natural, ni en Dic. del 2005 ni en Sept. del 2007, tal como consta en los exp. ENARGAS 3257 y 3288. También tiene una importantísima deuda de impuestos en la provincia de Chubut. ¿ y Autopistas del Sol prefirió perdonarla? ¿ y el Anses también? Humm!! Feo olor, no?- Firma: Nelson Puratich

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1203321&origen=NLUltNoti#lectores
--------
 

EL MID POSTULA PRIORIZAR UN PROYECTO NACIONAL Y NO INICIATIVAS QUE BUSCAN

 EL CONTROL DE LOS MEDIOS 
             Y EL BIPARTIDISMO       .

 
"El país debe priorizar cuestiones que afectan a los ciudadanos y van desde la pobreza, incrementada en los últimos tres años, hasta la falta de inversiones y generación de empleo genuino, pasando por la inseguridad, y el clima de crispación y odio que ha sustituido al diálogo y la búsqueda de coincidencia para un proyecto nacional. Sin embargo las prioridades oficiales son atrás, ayer fue la ley de medios y ahora una supuesta reforma política que no buscan mejorar la trasparencia en la información y los mecanismos electorales sino favorecer una candidatura oficialista en las elecciones del 2011", expresó un documento elaborado por el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) en un encuentro presidido por su titular Carlos Zaffore y al que concurrieron representantes de distritos del interior del país.
De la reunión participaron además del Presidente y del Secretario General, Gustavo Puyó Peña, representantes de los distritos, como Santa Fe (Miguel Kilibarda), Buenos Aires (Abel Arrese), Córdoba (Diego Paschetta), Misiones (Pedro Perié y Fabiana Perié), Ciudad de Buenos Aires (Héctor Suárez y Myriam Mac Callister), San Luis (Demetrio Alume), Formosa (Miguel Polo), Neuquén (Ricardo Rojas), Santiago del Estero (Arturo Miguel) y Catamarca (Félix Pérez y Ester Martín) e hicieron llegar sus adhesiones otros que con los presentes totalizan 18 distritos desarrollistas. Se examinó la situación del país y recientes iniciativas como la ley de medios audiovisuales y la proyectada reforma política. En cuanto a esto, el documento señala: "Nuestra preocupación no es partidaria, somos un partido sólido con presencia en todo el país, nuestra preocupación es nacional, es que se acallen voces y se empobrezca nuestra democracia"
"Tanto en la ley de medios como en la reforma política se percibe un peligroso avance de la ingerencia gubernamental. Se buscan medios controlados por amigos del poder y en la reforma política se han eludido los temas que interesan a los ciudadanos, como el voto electrónico o la boleta única, y se introducen los que apuntan a desplazar competidores y al impropio intento de tentar al principal partido de la oposición con la promesa de bipartidismo. Es el caso de las internas abiertas y obligatorias que son un traje a medida para el candidato oficial y el de introducir las afiliaciones como criterio de representatividad de los partidos que son un sistema legítimo pero distorsionado por el clientelismo y los aparatos de poder", señala el documento.
"Y es grave que un proyecto básico para el sistema institucional se intente aprobar a las apuradas antes del 10 de diciembre, cuando se requeriría un debate amplio en la sociedad y un mayor espacio de diálogo y reflexión", agrega el texto.
‘La propuesta del MID es que se reinstaure un clima de diálogo, como han reclamado los obispos argentinos, y propone que en ese diálogo se formule un proyecto de largo plazo que nos permita acceder al desarrollo, a la equidad social, a la mejora de la calidad institucional y a una inserción en el mundo que beneficie al país ya sus ciudadanos’, señala más adelante.
‘En cuanto a los medios de comunicación el interés de los ciudadanos es que no haya restricciones a la información y en cuanto a los partidos nuestra propuesta es que se acentúe el control para asegurar que sean partidos genuinos, pero que se preserve un sistema amplio en el que no haya pocas voces sino todas las voces que puedan hacer aporte de ideas al debate y al proyecto nacional’, finaliza el documento desarrollista.
(Recibido el 21.11 de usuarios, con pedido de difusión)

------------

 El poder del chantaje
A medida que el gobierno kirchnerista ingresa en su crepúsculo, el método de la extorsión se vuelve más dañino
22 de noviembre de 2009 | Editorial de La NACION
A pesar de haber reprobado el examen electoral del 28 de junio pasado, el Gobierno ha decidido insistir, y por momentos exagerar, todas sus políticas. Esa ratificación es el factor principal de la caída de la imagen positiva, cada vez más pronunciada, del matrimonio gobernante en todos los sondeos de opinión realizados por profesionales independientes.
El rasgo sobresaliente del legado de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner es la notoria deformación institucional que se registra en la Argentina, a partir de un método que habitualmente roza la extorsión para extender espacios de poder en función de las necesidades de la población más humilde, de las gobernaciones con finanzas más débiles y de los empresarios sedientos de negocios con el Estado.
Al cabo de seis años en el poder se empeoró un sistema cuya calidad era ya muy discutible. Además de no registrarse esfuerzo alguno para revertir la fragilidad de las fuerzas políticas, se aprovechó esa minusvalía para manipularlas desde el Estado. El diálogo entre las distintas corrientes y sectores, que había sido a partir de 2002 un valiosísimo recurso para detener el derrumbe, fue sustituido por un plan sistemático de división de las organizaciones opositoras, que se completó con la cacería de muchos de sus dirigentes, tentados con cargos públicos o amedrentados por el acoso fiscal, como en el reciente caso del gobernador correntino, Ricardo Colombi.
El kirchnerismo procesó su curiosidad por conocer lo que piensan quienes no se le someten de una extraña manera: interviniendo teléfonos o casillas de correo electrónico. De esta infeliz experiencia deviene un doble saldo: una clase política más fragmentada y un aparato de inteligencia que ha adquirido un poder incontrolable.
En la gestión kirchnerista es notorio también el desequilibrio en el juego de los poderes del Estado. El Ejecutivo se expandió sobre el Congreso de mil maneras: entre otras, la reglamentación inconstitucional de los decretos de necesidad y urgencia, el uso abusivo de facultades delegadas y la perpetuación de los superpoderes presupuestarios del jefe de Gabinete. La Justicia también fue avasallada. El homenaje a su autonomía que pareció realizarse con la renovación de la Corte Suprema -sana en sus objetivos, pésima en su procedimiento- quedó invalidado con creces gracias al control político del Consejo de la Magistratura.
La manipulación electoral de las urgencias materiales de la población más desprotegida no fue inventada, por cierto, por la actual administración. Pero cuando abandonen el poder, la Presidenta y su esposo habrán cubierto con esa práctica casi todos los aspectos de la vida colectiva. Gobernadores, empresarios, intendentes municipales, sindicalistas, piqueteros, algunos periodistas y muchos encuestadores se han ido acostumbrando a que la satisfacción de la necesidad sólo se alcanza con una resignación de la libertad. La asignación discrecional de los recursos fiscales ha sido uno de los instrumentos utilizados para multiplicar este vínculo extorsivo. La reposición de la ley allí donde ahora sólo impera la voluntad del que manda demandará un largo esfuerzo de reparación moral cuando se vayan los Kirchner.
La agresividad del oficialismo con la prensa independiente es la medida de la dificultad que están encontrando los Kirchner para imponer ese código de intercambio en la circulación de la información pública.
El método de la compraventa se vuelve todavía más dañino cuando la administración ingresa en su crepúsculo. Las presiones no terminan sino que se revierten. Ha sido penoso en los últimos días advertir el avance corporativo al que se ve sometido el matrimonio, sobre todo de parte de intendentes, sindicalistas y piqueteros. Es otro rasgo principal del país que encontrará quien suceda a Cristina Kirchner: un desborde faccioso de organizaciones que se lanzan sobre los recursos del Estado con más voracidad cuanto más exiguos son esos recursos.
Desde 2003, el país está más aislado que durante el período anterior, a pesar de que durante ese período se había declarado el default y se habían deshonrado casi todos los contratos. La Argentina no ha dejado de descender en los rankings internacionales de transparencia pública y los más importantes líderes internacionales han excluido a nuestro país en sus periplos por la región, cautelosos ante la posibilidad de ser maltratados por funcionarios que sólo han ejercido su dificultosa cordialidad frente al populismo caribeño.
No hace falta esperar a que termine el actual período presidencial para advertir que dejará tras de sí una economía enmarañada por subsidios e intervenciones que, en la mayoría de los casos, alimentaron la corrupción. Habrá que reconciliar a la sociedad con la verdad acerca de la pobreza, la inflación, el desempleo, fenómenos ocultados detrás de la adulteración estadística. Habrá que salir ordenadamente del congelamiento de precios y tarifas, y reponer el funcionamiento de los mercados para facilitar la inversión. Habrá que devolver su lugar a la iniciativa privada y regresar a su sitio al Estado, que expandió su poder con regulaciones y expropiaciones. La distorsión de los precios relativos, el desbarajuste fiscal, la inflación y su secuela de empobrecimiento, y las regulaciones arbitrarias forman parte del balance que harán de este período los historiadores que lo narren.
La dimensión de estas tareas demandará un gran ejercicio de diálogo, negociación, reconocimiento del interés ajeno y moderación de las propias pretensiones. En definitiva, un reencuentro de la sociedad argentina, y sobre todo de su dirigencia, con la política, entendida en su sentido más noble y constructivo.
 
Pasa aquí, allá y acuyá
PANORAMA POLÍTICO
Una acumulación de mentiras
Daniel Scioli y Mauricio Macri sufrieron en la misma semana la presión de no haber encaminado su política de seguridad. La lección es que no importa la tasa de criminalidad, sino el divorcio entre políticos y votantes.
Silvio Santamarina21.11.2009La frase que da título a esta columna es una cita textual de una de las definiciones más claras y contundentes que se escucharon en Wilde, el día en que un grupo de vecinos rodeó la comisaría 5º y sometió a un juicio político informal a un alto jefe policial bonaerense. Aunque la marcha de la bronca se pareció a tantas otras manifestaciones vecinales contra la inseguridad, tuvo algunas características que la convierten en un hito más del divorcio entre la clase política y los ciudadanos sin cargos públicos influyentes. La señora que tomó el micrófono y explicó el motivo de la intolerancia popular con las promesas de los funcionarios policiales de turno resumió la historia como “una acumulación de mentiras”: se refería al manoseo que padecen las asociaciones de vecinos del conurbano cada vez que cambian las autoridades zonales encargadas –supuestamente– de dar respuestas ante la preocupación por la criminalidad. La vecina militante de Wilde dejó claro que no tiene voluntad de volver a cero la discusión con los comisarios que asumen el cargo y se desentienden de la herencia recibida. Con la ayuda de la cobertura generosa del canal de noticias TN, del Grupo Clarín, la movilización se transformó en una especie de interpelación al aire libre contra la política (o falta de políticas) de seguridad de la provincia de Buenos Aires. Daba impresión ver cómo los vecinos interrogaban a los jefes policiales sobre detalles logísticos del patrullaje de las calles y zonas “duras” de Wilde, y ante el silencio ignorante de los funcionarios, venía la respuesta precisa y detallada del interrogador. Es cierto que algunos vecinos hablaban con la picardía de un puntero zonal, pero no todos lo eran. Más bien habría que buscar la elocuencia en el aprendizaje político que, por la fuerza, está adquiriendo la población “de a pie” desde la época de las asambleas que gritaban “que se vayan todos”. Hubo indicios de ese aprendizaje en algunas cartulinas que levantaban los vecinos, aclarando que no pedían ni mano dura ni represión, sino educación y trabajo para los marginales que son reclutados como carne de cañón para el negocio de los robos violentos. Y le pusieron nombre al negocio: los desarmaderos de autos, un circuito que salpica a comerciantes clandestinos pero también a funcionarios políticos, judiciales y policiales. Los vecinos de Wilde sabían muy bien que serían tildados de fachos por la opinión pública progresista, que hoy quedó alineada con el pankirchnerismo. Por eso algunos se apuraron a rechazar la presencia del nunca ingeniero Blumberg en la marcha. Pero lo que les costará más es encontrar la manera de neutralizar a los infiltrados, que tarde o temprano llegan a romper y apropiarse de las movidas espontáneas. Lo cierto es que Daniel Scioli tendrá a partir del “Wildazo” de esta semana menos margen para dilatar el replanteo de su política de seguridad.
También Mauricio Macri pagó esta semana el precio de no haber encarado seriamente desde el principio de su gestión el problema de la demanda de mayor seguridad de sus votantes. Si los políticos con discurso de centroizquierda jugaron al “no te metás” con un tema tan delicado como el de la inseguridad, los de centroderecha también vienen fallando, tal vez por miedo a quedar entrampados en un laberinto de incorrección política que podría costarles puntos de imagen positiva en las encuestas. Entre la mano dura y el garantismo hay un camino para construir, que solo será exitoso si va más allá de los clisés ideológicos. La recompensa para el político que lo encuentre es grande; también crece el castigo para los dirigentes que se hagan los distraídos.
En Cuba hay sensación de inseguridad: los barrios residenciales de La Habana están marcados por la omnipresencia de rejas de protección en las casas. Y allí no hay multimedios opositores, se supone que la brecha de desigualdad es menos salvaje que en el mundo capitalista, y la policía castrista no es muy tolerante que digamos. En la otra orilla, en los Estados Unidos, se quejan de padecer la mayor tasa de homicidios entre las democracias ricas, a pesar del dinero que circula en ese país, y de la dureza legal y policial contra el crimen, que incluye la pena de muerte. Los sociólogos norteamericanos opinan que hay una correlación fuerte entre las altas tasas de criminalidad y la creciente desconfianza de la gente en los políticos que manejan el aparato estatal. ¿Servirá esta observación para la Argentina?
----------------------------
  Un clamor desoído  

Santiago Kovadloff
Para LA NACION 20.11.09
Lo hacen sin que les tiemble el pulso: homologan a un propósito desestabilizador el clima de disconformidad generalizada que ellos mismos alientan. Falsa sinonimia. No advierten o no quieren advertir lo que sucede. No están dispuestos a proceder en consonancia con lo que la realidad les exige. ¿Para quién gobiernan, entonces? Son devotos del poder. A su servicio lo ponen todo. No buscan sino el protagonismo incesante. Que no se los confunda: son conservadores. Siempre lo han sido. Instrumentan la ley para impedir el cambio que las circunstancias reclaman. Y vociferan. Acusan. Incendian las palabras. Multiplican los gestos amenazantes. Y se consagran a probar lo indemostrable: que hay un complot contra ellos. Campesino, mediático, político y financiero. Incluso religioso.
Es inmensa la mayoría que está asqueada de la violencia. Harta de intolerancias. Acaso ésa sea la victoria cívica más honda de los últimos cinco lustros. Pero ellos actúan como si no fuera cierto. Están enceguecidos. Subestiman todo lo que los contradice. Obcecados como viven por aferrarse a lo que entienden, desprecian la enseñanza de los hechos. Consideran irrelevante su pérdida de consenso. Los argentinos quieren paz, previsibilidad. No los expresa el propósito de la confrontación constante. No se reconocen en el discurso crispado, despectivo. No son suyas las banderas maniqueas que se intenta forzarlos a enarbolar.
Estamos ante una sociedad incomprendida por su gobierno. Una sociedad incomprendida es, en este caso, la que se involucra en un propósito desestabilizador porque discrepa con él. ¿Qué es esto si no una demostración más de la visceral intolerancia de la disidencia, de cualquier disidencia, por parte del oficialismo?
En una palabra: el país está cansado de falsas disyuntivas. Fue, por eso, oportuno que privara la cordura y la Presidenta advirtiera a tiempo a qué se exponía. Nada la hubiera perjudicado más, en este momento, que convertir a D´Elía y Moyano en tribunos callejeros del respaldo a la causa institucional. Nada hubiera sido más inverosímil. Nada más patético. Nada más sintomático, por parte del Gobierno, de una gravísima falta de sentido común. Ya bastante deshilachados están sus estandartes progresistas como para que se les sume el riesgo adicional de semejante parodia mussoliniana.
La gente quiere paz, trabajo, tranquilidad. Un marco jurídico firme del que no se burle el Poder Ejecutivo. El apego a la ley es anhelo dominante. Aun en aquellos que más padecen las desigualdades y sufren a diario las postergaciones humillantes que imponen la pobreza y el clientelismo.
Gobiernan quienes gobiernan y así debe ser hasta el final de su legítimo mandato. El presente exige reconocerlos. Pero todo, en su proceder, indica que pertenecen a una cultura del pasado. Los dos pilares operativos de esa cultura superada son la beligerancia y las prebendas. Dos seudovalores. ¿A quién pretenden convencer de que, sobre ellos, es posible edificar un programa progresista? Es inútil que se empecinen en hacer creer que la disconformidad social que cunde no se origina en sus propios procedimientos y enunciados. Ellos exigen sumisión, tanto a réprobos como a elegidos. Su tono es su fondo. Odian sin disimulo, y la gente lo advierte. La serenidad que les falta es la jactancia que les sobra. Su legitimidad de nada les ha valido para ganar consistencia ética en el espíritu colectivo. El apoyo que necesitan es el que no logran reconquistar. Lo perdieron malbaratando la confianza de millones. La incredulidad que despiertan arraiga en el descrédito que han sembrado. No se burla a un electorado impunemente. El desafío era, y sigue siendo, crecer. Ellos han optado por durar.
Hay dos nociones cuyo sentido se ha desvirtuado entre nosotros: paz y prosperidad. Remiten a dos realidades que se hacen desear. Una dolorosa simetría enlaza la capacidad que este gobierno tiene de vulnerar el clima de entendimiento social indispensable para concretarlas y la torpeza hasta hoy demostrada por la oposición para construir una alternativa que aliente la esperanza -y no sólo el reclamo- del pueblo argentino. Uno y otra están jaqueados por sus propias estrecheces. ¿Cómo transitar, entonces, hacia la normalidad?
La tarea que aguarda a la oposición es ciclópea porque debe ser innovadora. Debe expurgar a la democracia de las connotaciones autoritarias que sobreviven en ella. Debe transitar de la turbulencia política del siglo XX a las convergencias indispensables del siglo XXI. En sus dos gestiones sucesivas, el oficialismo capitalizó las fragilidades del sistema republicano. Aprovechó las hipertrofias del presidencialismo. La oposición, en consecuencia, deberá remontar ese cuadro de abusos y desmesuras. Tendrá porvenir sólo en la medida en que fortalezca la justicia social a través de un programa de desarrollo sostenido en la ley y en el tiempo. No sabemos si será posible. Sabemos que es indispensable.
Otro modo de decirlo es afirmar que se trata de recuperar la vida cotidiana. La posibilidad de subordinar lo inesperado a lo esperable. Lo anómalo a lo normativo. La inestabilidad se ha convertido en una rutina tan devastadora como paradójica. Inseguridad significa pérdida de parámetros que orienten la acción. Riesgo incesante, extenuante, de no estar donde uno se encuentra. Angustia de no saber si el camino que se recorre es real o ficticio. Así, con esta incertidumbre básica, comienza la pérdida de sentido. Y ello tanto en lo personal como en lo colectivo.
La eficacia de la gestión pública es condición de ingreso a una vida cotidiana comunitariamente afianzada. No a la falta de conflictos, sino a la buena administración de los conflictos inevitables. Es lo que este gobierno no ha sabido brindar. ¿Qué se ha hecho de las instituciones del país como para que la calle haya vuelto a ser escenario dilecto para dirimir los problemas de la democracia? ¿Para que los gritos, las amenazas y los golpes desplacen sin más el diálogo y la negociación? Quienes repudian el vandalismo y la prepotencia, pero hacen suyo el reclamo de desarrollo con inclusión social, no olvidan la promesa de mejor calidad institucional que la Presidenta formuló en su campaña electoral. Insisto: el aporte que la sociedad disconforme le está haciendo al Gobierno es recordarle sus deberes incumplidos. Y, a la oposición, lo que no debe desoír si aspira a ser representativa del sentir mayoritario.
La Argentina es hoy, ganada como vive por los agotadores vaivenes de lo inestable, un país impredecible. Penosamente cercano a un conglomerado antes que a una nación. A un orden que corre el riesgo de ser fagocitado por el curso vertiginoso de la pura actualidad. La actualidad es la sucesión interminable de cosas que ocurren sin ningún control, sin que nadie las administre debidamente para facilitar su comprensión. Reina la actualidad donde el Estado no opera como debe. Donde el Estado no logra impedir el desborde de los hechos. Donde el Estado es parte de los desentendimientos que debería ayudar a resolver. Un indicio más, en suma, de lo que pasa, y no un recurso superador de lo que sucede.
Es ésta la inseguridad fundamental. Las calles son hoy una metáfora elocuente de todo ello. Ellas dicen bien, con la anarquía que casi a diario las agobia, de las dificultades del poder central para lograr que los conflictos circulen por un carril adecuado. Calles y rutas son arterias. Si se las bloquea, el organismo entero se resiente. A los sin techo y sin trabajo se suman ahora los sin calle. El sinsentido se amplía en lugar de reducirse. Crece la exclusión. Estar fuera del sistema significa estar privado de significación. Es este fenómeno dramático de la pérdida creciente de significación el que está afectando al conjunto de la sociedad argentina. El deterioro, invariablemente, se inicia con la opacidad del valor de las instituciones en la construcción de la identidad ciudadana. Es ésta la enfermedad que arrastra, desde muy atrás, el ejercicio nacional de la política. Una enfermedad de la que el oficialismo también es síntoma
-------------------
 Nuevo capítulo del apriete a los diarios
Joaquín Morales Solá -La Nacion 20 .11.09
 
El omnipotente secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, despidió al jefe de la Sindicatura General de la Nación, Carlos Pacios, porque éste no cuestionó (ni hizo cuestionar) el último balance de Papel Prensa. Hay que decirlo de ese modo frontal para entrever hasta dónde llega el proyecto oficial de tomar el control de la principal empresa productora de papel para diarios, la mayoría de cuyo paquete accionario está en manos de La Nacion y Clarín.
Aprobada ya una ley que le asegurará al Gobierno una vigilancia constante sobre los medios de comunicación audiovisuales, todo indica que les llegó la hora del apriete kirchnerista a los medios gráficos, cuyo principal insumo es, precisamente, el papel.
La ofensiva contra Papel Prensa no es nueva, pero tampoco es vieja. Comenzó hace un mes, cuando Moreno nombró en el directorio de la empresa a la más conocida de sus operadoras, Beatriz Paglieri, que antes ya se había ocupado de la destrucción del Indec. La llegada de Paglieri a Papel Prensa fue contemporánea de la renuncia de todos los anteriores representantes estatales en la empresa, luego de que éstos fueron sometidos a una brutal reprimenda por parte del secretario de Comercio.
En esa explosiva reunión, que motivó una denuncia judicial de parte de uno de sus oyentes, Moreno expresó la intención del gobierno de extenuar a Papel Prensa hasta que el Estado esté en condiciones de expropiarla o de comprarla a precio vil.
El vínculo de la salida de Pacios con la ofensiva sobre Papel Prensa se hace evidente si se repara en que junto con él fueron eyectados los síndicos del Estado en la empresa papelera, Carlos Manuel Vidal y Alejandro Turri. La Sindicatura General de la Nación, un órgano de auditoría interna del Gobierno, puede supervisar a Papel Prensa porque la empresa tiene un porcentaje de su paquete accionario (el 27 por ciento) en poder del Estado. Hace poco tiempo, también debió dejar su cargo, empujado por el mismo funcionario, el ex titular de la Comisión Nacional de Valores Eduardo Hecker, acusado de no haberse prestado a la persecución de la papelera.
Pacios y Hecker constituían, tal vez sin quererlo ellos mismos, la última frontera antes del probable desembarco del kirchnerismo en Papel Prensa. De ahora en más, el gobierno de los Kirchner, extrañamente derrotado en elecciones de hace cinco meses, estará en condiciones de cumplir el viejo anhelo de poder presionar sobre la prensa gráfica, sometida ya durante seis años al sistema de premios y castigos con la publicidad oficial.
También Moreno es sólo un símbolo, aunque un símbolo feroz del poder que emana de la residencia de Olivos. Moreno se autodefine como un "soldado" de un ejército cuyo "general" es Néstor Kirchner. Resulta imposible imaginar que semejante embestida contra los dos principales diarios del país esté siendo ejecutada por la decisión personal del secretario de Comercio; es Kirchner, digámoslo de una buena vez, quien lo mandó a hacer lo que está haciendo.
Control
En el cruel instante de la decadencia, el proyecto político de los Kirchner consiste en tomar el control de los medios periodísticos, de enlazar a los intendentes del conurbano con dinero contante y sonante y de quebrar a la oposición mediante la cooptación de sedientos gobernadores. Como se ve, ni la Presidenta ni su esposo se ocupan de los problemas que afligen a vastos sectores de la sociedad argentina.
El relevo de Pacios por Daniel Reposo, un ex directivo de la Anses (convertida en los últimos tiempos en una cantera inagotable de genios tan kirchneristas como desconocidos), merece además una reflexión de enorme gravedad institucional. La Sindicatura es el órgano que audita a la administración desde el interior de ésta. Por su lado, la Auditoría General de la Nación es la institución que ejerce la auditoría externa del Gobierno. Ninguna de las dos agencias funciona como corresponde.
La Sindicatura debería tener una autonomía técnica homologable dentro y fuera del país. Pero el Gobierno no tuvo mejor idea que nombrar en la cúpula de la Sindicatura a la esposa de Julio De Vido, que es el ministro que controla y maneja una incomparable cantidad de recursos del Estado, durante cuatro años y medio. Luego fue designada en su lugar la esposa del actual titular de la Anses, pero ésta no soportó mucho tiempo. Las casualidades son, por lo general, obra de las intenciones.  
La Auditoría
La Auditoría General de la Nación es un organismo constitucional; la Constitución indica que su titular debe ser un representante de la oposición. Actualmente es el radical Leandro Despouy, pero el Gobierno hizo también ahí algunas travesuras. Nunca actualizó las reglamentaciones a la Constitución de 1994. Como consecuencia de viejas leyes, Despouy está rodeado por un colegio de auditores con clara mayoría oficialista, que le ha hecho la vida imposible.
Despouy ha resistido con un eficiente equipo propio, pero debió enfrentar hasta la pretensión oficialista de prohibirle que diera informes públicos sobre su gestión.
Lo que está sucediendo con la Sindicatura General de la Nación es una calamidad institucional, se lo vea por donde se lo vea. Es una agresión a la libertad de prensa que el Gobierno haya decidido controlar, mediante la intervención a Papel Prensa (que es lo que realmente quiere), la producción nacional de papel para diarios. Y es una agresión a cualquier noción de transparencia democrática que el kirchnerismo esté dispuesto a someter, remover y designar funcionarios en los organismos que nacieron para controlar a los gobernantes.
 
 Tapar el sol con las manos
Por Martín Dinatale .Especial para lanacion.com .20 .11.09 | 10:27
 
El Gobierno se empecina en negar sistemáticamente sus vínculos con el valijero Alejandro Guido Antonini Wilson. Primero fue la presidenta Cristina Kirchner que habló de "una operación basura" de los Estados Unidos cuando el escándalo del maletero que bajó de un avión del Estado argentino con 800.000 dólares sin declarar le estalló en las manos. Luego fue el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien dijo que jamás tuvo relación directa o indirecta con Antonini.
 
Ahora son las recientes expresiones del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, poniendo en dudas la presencia del polémico venezolano en la Casa Rosada, cuando hay un video del canal estatal que certifica la figura del hombre robusto en un acto realizado el 6 de agosto de 2007 en el Salón Blanco.
En todos los casos la estrategia oficial siempre es la misma: tapar el sol con las manos.
Este parece ser el único plan de defensa que se construyó desde el Gobierno para ocultar lo inocultable: es decir, la cara más oscura de los lazos entre el gobierno de Hugo Chávez y los Kirchner que tiene como punta del iceberg a un controvertido valijero bajo la lupa judicial tanto de los Estados Unidos como de la Argentina.
La Presidenta acaba de ratificar la alianza con Chávez ante algunas críticas internacionales. Lo hizo en la reciente visita del presidente de Israel Shimon Peres, donde defendió a ultranza esos lazos y desechó la posibilidad de injerencia de cualquier otro país en esa decisión de política exterior.
Aníbal Fernández planteó: "Nunca suscribo a teorías conspirativas", al evaluar el impacto que tienen las imágenes de Antonini Wilson en la Casa Rosada. En los últimos días, el Gobierno observa teorías conspirativas por todos lados. Se reitera la idea de una estrategia "destituyente" y conspirativa ante las manifestaciones callejeras de protesta, ante los embates de la oposición y ante la creciente inseguridad.
Son las mismas acusaciones de teorías conspirativas por las que el Gobierno critica al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, cuando dice que hay un plan destituyente de la Casa Rosada al defenderse del escándalo de escuchas ilegales.Son las mismas teorías conspirativas que se vienen planteando desde 2007 sin pruebas concretas a la vista.
 
Irrefutable. Ahora aparece el video de Canal 7 como otra de las supuestas conspiraciones que sufre el Gobierno. Pero es el mismo canal oficial que aportó las pruebas a la Justicia.
No hay mensajes por descifrar o teorías ocultas de por medio: está congelada esa imagen irrefutable de Antonini Wilson en la Casa Rosada en un acto protocolar apenas dos días después de que el venezolano fuera retenido en Aeroparque bajando de un avión proveniente de Caracas, con funcionarios argentinos y con un maletín con 800.000 dólares sin declarar.
Tapar el sol con las manos puede durar unos pocos segundos. El mismo líder del partido gobernante, Juan Domingo Perón, sostenía que "la única vedad es la realidad". Los Kirchner deberían tomar en cuenta esas palabras.
----------------
 El INTA logró crear una leche con efectos 
          antitumorales y antidiabéticos            


La alimentación estratégica de los vacunos posibilitó el descubrimiento. Como resultado, la leche producida contribuye a atenuar enfermedades degenerativas.
»Gerardo Gagliostro, del grupo Nutrición, Metabolismo y Calidad de Producto del INTA Balcarce; junto a las vacas que son utilizadas para lograr una leche con cualidades más saludables.
BALCARCE (Corresponsal)
Luego de seis años de trabajo, técnicos del INTA Balcarce, en colaboración con el INTI Lácteos, lograron crear una leche más saludable que tiene cualidades antitumorales y antidiabéticas.
Este resultado se logró mediante la alimentación estratégica de vacunos y caprinos, cuya alimentación fue suplementada con oleaginosas, aceites y derivados.
De esta manera, los especialistas obtuvieron una leche de menor contenido graso, con su fracción hipercolesterolémica atenuada y con mayores niveles de ácido linoleico conjugado (CLA) y ácido vaccénico (AV).
Según informaron, a partir de la alimentación estratégica de vacas y cabras lecheras, una línea de trabajo del Programa Leches realizado permitió obtener un producto de bajo poder aterogénico naturalmente enriquecidos en moléculas con propiedades benéficas sobre la salud de los consumidores.
Entre dichas propiedades se destacan los efectos antitumorales y ateroprotectores demostrados en animales de laboratorio y líneas de células tumorales humanas in vitro.
‘Estos lácteos no deben verse como un medicamento, sino como una medida preventiva que funciona como un eslabón más en un contexto de hábitos saludables de vida’, aclaró Gerardo Gagliostro, del grupo Nutrición, Metabolismo y Calidad de Producto del INTA Balcarce.
El ingeniero reflexionó que ‘es un alimento más que puede contribuir a atenuar la aparición de enfermedades degenerativas en los consumidores’.
Por su parte, el coordinador del Programa Nacional Leches del INTA, Miguel Taverna, indicó que el objetivo de estas investigaciones fueron ‘aumentar la calidad integral de la leche para darle un carácter más funcional y generar productos con mayor valor’.
Taverna explicó que los resultados han sido ‘muy alentadores’, por lo que ‘se espera pasar a una etapa comercial para hacer un desarrollo con una empresa privada’.
 
Cualidades
Diversos trabajos publicados por el equipo INTA-INTI demostraron que estas propiedades benéficas presentes en la leche cruda se mantienen intactas en leches pasteurizadas, el yogurt y quesos crema.
‘En la medida en que los estudios biomédicos confirmen las propiedades antitumorales y antiaterogénicas, podría imaginarse la existencia de un tambo medicinal utilizando a la vaca lechera o a la cabra como usina para la síntesis de esta familia de moléculas bioactivas, su extracción a partir de la grasa láctea y el posterior encapsulado con fines farmacológicos, como se hace actualmente con los ácidos grasos omega tres de origen marino’, expresó Gagliostro.
El técnico de Balcarce aseguró que ‘estudios conducidos en los Estados Unidos, Francia y en otras partes del mundo sugieren efectos muy promisorios en cáncer de mama, tanto en ensayos conducidos con ratas como sobre células humanas cultivadas in vitro’.
El especialista propone un consumo de 0,8 g/día de CLA, el cual podría ejercer un efecto terapéutico sobre el cáncer en una persona de unos 70 kg.
‘El relevamiento bibliográfico sugiere que el cáncer mamario es uno de los más sensibles al efecto citotóxico de estas moléculas?, dijo Gagliostro, quien se refirió a estudios que ?demuestran una asociación negativa entre incidencia de cáncer mamario y consumo de lácteos, sobre todo de aquellos lácteos que son producidos en condiciones de alimentación pastoril’.
 
Derivados
Asimismo, se comprobó que el consumo de unos 90 gramos de queso sardo argentino o unos 140 gramos de queso Tybo argentino producidos en Chivilcoy con la leche alto CLA obtenida en el tambo experimental del INTA Balcarce permitiría alcanzar la dosis juzgada como protectora contra el cáncer y sobrepasar la dosis ateroprotectora.
Gagiostro precisó que otro beneficio está relacionado con ‘una menor área aórtica afectada por ateromas en animales de laboratorio alimentados con lácteos alto CLA y sometidos a un desafío hipercolesterolémico, lo que reduce el riesgo cardíaco.
Por otra parte, aclaró que ?los efectos adelgazantes o antiobesidad no están claramente establecidos ni aceptados aún en el ser humano’.
De acuerdo con lo informado por Gagliostro, ‘las últimas investigaciones se basaron en incorporar derivados de soja en la dieta de las vacas lecheras, en un proyecto que implica intervenir en la cadena de valor que va de la soja a la leche’.
En esto se trabajó junto a un tambo aplicador de la tecnología en Chivilcoy, donde funciona una planta de extracción de aceite y que cuenta con un producto de descarte de esa industria denominado borra de la soja.Si se lo transforma en un alimento para las vacas lecheras se pueden obtener lácteos funcionales y contribuir a su vez en protección medioambiental ya que en caso de no ser correctamente procesada dicha no puede ser eliminada en forma directa sin un proceso previo de solubilización. También es conocido que la digestión ruminal de los lípidos no genera metano cuya liberación a la atmósfera por parte de los rumiantes puede contribuir a acentuar el efecto invernáculo’, concluyó Gagliostro


    El opio del pueblo          
Por Mariano Grondona
Especial para lanacion.com .18 de noviembre de 2009 |
 
Cuando Marx escribió que "la religión es el opio del pueblo", tenía y no tenía razón. No tenía razón en el sentido de que la religión, que en tiempos de Marx parecía en declive en función del auge cientificista del siglo XIX, ha resurgido en las últimas décadas no sólo de la mano del judeocristianismo sino también del islam. Pero Marx tenía razón en que la distribución del "opio para el pueblo" sigue vigente hoy, aunque por otras vías que la religiosa. Tal es el caso entre nosotros de la transmisión gratuita de los partidos de fútbol que ha inundado las pantallas de la televisión desde que se produjo el pacto entre Néstor Kirchner y Julio Grondona. Es que, si Marx pensaba que la religión es una manera de anestesiar al pueblo para que se olvide de sus auténticas reivindicaciones, que esta función no la cumpla la religión no quiere decir que no queden otros caminos en dirección del mismo objetivo.
De lo que se trata entonces es de distraer al pueblo de sus verdaderos intereses, fijando su atención en zonas políticamente inocuas, menos peligrosas para el Gobierno. Cuando Kirchner concluyó erróneamente que había perdido las elecciones del 28 de junio por culpa de los medios y no, a la inversa, que los medios no hicieron otra cosa que reflejar el agudo desgaste popular del matrimonio presidencial, imaginó nuevas tácticas para manipular el espíritu de los argentinos que ahora se hallan en plena ejecución.
Este intento de desviar al pueblo de sus auténticos intereses se ha repetido una y otra vez en la historia, sobre todo en las épocas de decadencia. Cuando Roma había perdido la virtud cívica que le había dado su esplendor, concibió un método de distracción que se hizo famoso bajo el lema "pan y circo". Después de que el pueblo lo derrotó categóricamente hace seis meses, Kirchner, en vez de enmendar los pasos que lo habían llevado al fracaso redobló su apuesta "romana" al populismo, que hoy encarna aun más que antes bajo una fórmula que no proclama pero que aplica empeñosamente. En lugar de "pan y circo", ¿la llamaríamos acaso "subsidios y fútbol"? De un lado, los subsidios, lejos de amainar, hoy se aplican hasta en las liquidaciones de salarios de empresas privadas. Del otro lado está el indudable impacto popular de la televisación masiva del fútbol en el seno de las familias.  
Estos dos recursos extremos de un gobierno acometido por la ansiedad van por su parte en contra de los valores que hicieron grande a la Argentina. En sus tiempos de gloria, nuestro país se basó en la educación de Sarmiento y en la fe en el trabajo que se resumían en el lema "mi hijo el doctor". Hoy no se paga por ser más competitivo, por capacitarse y por trabajar más, sino por quedar a la vera del camino del esfuerzo para ponerse al amparo del clientelismo. La apuesta de Kirchner en 2009, ¿será también la apuesta del pueblo argentino en 2011?

 
 Todas las pinturas de un naufragio
Por Joaquín Morales Solá 15 de noviembre de 2009
 
Zurda loca. IV Internacional. ¿Desde hacía cuánto tiempo que no se oía esa terminología en la discusión política? Tres décadas, por lo menos. El kirchnerismo tiene del don de convertir la realidad en una noria, en la que todo lo que se ha ido debe volver fatalmente. Aníbal Fernández desafió con que no los echarán del poder, como si fueran las vísperas de diciembre de 2001. ¿Quién amenazó con echarlos? Nadie. Entre tanto dramatismo, una nueva Mesa de Enlace opositora (¿también destituyente?) fue integrada por Susana Giménez, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli. El Gobierno les respondió con desplantes, ofensas y aprietes. Como si fuera en serio. La desestabilización es teatro en estado puro.
Otras conspiraciones son peores. Juan Belén es un metalúrgico de cabo a rabo y autor de aquellas referencias recientes a la "zurda loca" y a la "IV Internacional", una reunión de 1938 de seguidores de Marx, Lenín y Trotsky, inspirada sobre todo por las ideas de este último. Ambas referencias fueron frecuentes entre los líderes metalúrgicos de los años 60 y 70, cuando se enfrentaron a tiro limpio con los grupos guerrilleros de aquella época.
La contradicción actual es que Belén es un importante dirigente de la CGT de Hugo Moyano, aliada de los Kirchner, y sus misiles estaban dirigidos a la CTA, la otra central obrera también cercana al matrimonio presidencial. Con semejante petardeo verbal, con Moyano y sus camioneros en el medio y con Luis D´Elía dispuesto como siempre a esparcir violencia, ¿qué otra alternativa le quedó a Cristina Kirchner que no fuera levantar el acto cegetista convocado para respaldarla? Con respaldos como esos, siempre resultará más amable caer en las trampas del enemigo.
Nadie sabe si Belén fue espontáneo o no, pero lo cierto es que nadie maquinó tanto como él para que Cristina Kirchner se quedara sin el acto moyanista. También es veraz que una franja importante del oficialismo (que no incluye a Néstor Kirchner) comenzó a precaverse de Moyano, que como todo líder sindical peronista es un barril sin fondo acumulando poder. Las páginas políticas de los diarios de los últimos días sólo hablaron de los Kirchner y de Moyano. Estaban en igualdad de condiciones. El resto de la política oficial retrocedía.
Pero resulta que nadie avanza a esa velocidad sin chocar con una reacción. Moyano la tuvo. Fueron los partidos y grupos piqueteros de ultraizquierda los que anunciaron que saldrían a la calle para competir por el control del espacio público. Y los "gordos" sindicales lo dejaron solo. Moyano y D´Elía son veneno puro cuando se trata de seducir a los sectores medios, sean éstos urbanos o rurales. El jefe piquetero oficialista es detestado, además, por la propia corporación política peronista, sobre todo por los dirigentes gremiales históricos y por los barones del conurbano.
Ya es hora de preguntarse si los Kirchner tienen la intención, entre sus desordenados proyectos, de volver a conquistar a una mayoría de la sociedad argentina. Imposible aspiración, si existiera, de la mano de Moyano y D´Elía.
Todas esas pinturas del naufragio figuran en el manual de la decadencia de cualquier gobierno peronista. La política retrocede y los gremialistas avanzan abriéndose paso entre las fragilidades de la administración. Aníbal Fernández acusó a Julio Cobos y a Elisa Carrió de la desestabilización del Gobierno un día antes de que el líder del sindicato de los pilotos, Jorge Pérez Tamayo, parara sorpresivamente 50 vuelos de cabotaje de la empresa LAN. El Aeroparque fue escenario de un festival anti-kirchnerista protagonizado por los pasajeros que no viajaron.
¿Formaban parte ese paro y su ordalía de la presunta conspiración? Cristina Kirchner suele exigir que Pérez Tamayo pilotee los aviones de Aerolíneas Argentinas que la trasladan al exterior. Los referentes políticos de Pérez Tamayo son Néstor Kirchner y el propio Moyano. ¿Qué culpa tenían entonces Carrió y Cobos de esos fracasos? No se sabe. Aníbal Fernández es un periodista frustrado: dijo públicamente que habla en " off " y en " on " con sus desconocidos informantes.
Guillermo Moreno lo eyectó al ex titular de la Comisión Nacional de Valores, Eduardo Hecker, porque no le servía para desestabilizar a Papel Prensa, la principal empresa argentina productora de papel para diarios. Hecker guarda el misterioso silencio de las personas que han sufrido serias amenazas. Hasta aquí, las únicas desestabilizaciones comprobadas son las que promueve el propio Gobierno.
Papel Prensa no tiene conflictos laborales ni económicos, y sus transacciones son transparentes porque cotiza en la Bolsa. Perola Comisión de Valores la perseguirá implacablemente bajo la dirección de Moreno. El Gobierno está buscando la intervención de Papel Prensa en su ofensiva constante contra los medios periodísticos, culpables primordiales, según Cristina Kirchner, de exhibir problemas que no existen. No hay problemas. ¿Qué mira la sociedad entonces cuando mira el cotidiano caos?
Un gobierno en declinación construye, en efecto, un gremialismo insaciable. Al mismo tiempo, comienza, sin quererlo en este caso, a ordenar a los opositores en condiciones de reemplazarlo. ¿Qué han hecho los radicales si no prepararse para un eventual turno propio luego de que haya concluido el kirchnerismo? Un bloque de 44 diputados nacionales enlazó el jueves a todas las vertientes del radicalismo: históricos, resistentes, cobistas y radicales K. Era, en la práctica, la reunificación del partido más antiguo del país luego de las muchas fisuras de los últimos años.
Oscar Aguad fue confirmado como líder del bloque y el senador Ernesto Sanz será el presidente del radicalismo a partir de diciembre. Sanz y Aguad figuran entre los mejores dirigentes que ha dado la política en los últimos años. Sanz está en condiciones de representar a todos los sectores del radicalismo y no es cierto, como se ha dicho, que Aguad sea un hombre de Cobos. Cobos y Aguad se han visto tres o cuatro veces en sus vidas. Ricardo Alfonsín hizo su contribución a la unidad partidaria: Jamás seré el motivo de una división del radicalismo , dijo.
Sanz promovió que la oposición se uniera en Diputados para arrebatarle la presidencia al kirchnerismo. El argumento que dio es que está cansado de que el Gobierno maltrate a la oposición, que sancione leyes fundamentales con la fugaz mayoría que tiene, que haga lo que se le ocurre con las comisiones actuales y que hasta integre comisiones bicamerales con una relación de fuerzas que durará menos de un mes.
Tiene razón. El kirchnerismo es así. Pero no dijo otra cosa que también forma parte de la verdad: la oposición necesita enviarle a la sociedad un mensaje de que algo cambió desde la derrota del oficialismo en junio. El kirchnerismo perdió, pero la derrota no aparece. La política percibe esa evidente impaciencia social.
Sea como fuere, la iniciativa de encumbrar a la presidencia de Diputados a un legislador opositor chocó con algunos reparos, insalvables por ahora. Es posible que el socialismo no acompañe esa decisión. Carrió ya saltó en contra de la propuesta: Soy la más opositora al Gobierno, pero no soy golpista , dijo. Otros radicales dudan, cavilan y se resisten.
Sin todos ellos, la oposición no llegará al número necesario para elegir un presidente propio en Diputados. Una tradición indica que las presidencias de las cámaras legislativas las retiene siempre el Gobierno, pero no existe ningún reglamento escrito. El peronismo borró esa tradición en 2001; colocó a los presidentes del Senado y de Diputados cuando le ganó a Fernando de la Rúa la elección legislativa de mitad de mandato.
Las cosas sólo se parecen a otras ruinas por el coherente esfuerzo del kirchnerismo. Pero la historia no se repite, sobre todo cuando nunca se ha ido.
 
 La lucha callejera por el poder, ¿en qué terminará?
Por Mariano Grondona -15 de noviembre de 2009
 
La política es una actividad bidimensional . De un lado, aspira a construir una realidad deseada. Esta es su dimensión arquitectónica . Del otro lado, quien busca realizar este ideal arquitectónico necesita vencer a sus rivales porque sin poder no habría construcción. Esta es la dimensión agonal de la política, del griego agon, que significa "lucha". La arquitectura es el plano del edificio que se quiere construir. La arquitectura es el fin. Para llegar a él, sin embargo, es necesario obtener y retener el poder que otros también reclaman. La lucha por el poder es el "medio" que lleva al "fin". Toda vida política, si es plena, incluye una mezcla variable de estas dos dimensiones. Cuando De Gaulle dijo que tenía "cierta idea de Francia" manifestaba una vocación arquitectónica, pero no por ello dejó de luchar denodadamente por el poder, justamente para realizarla. Hasta el cruel César Borgia, un político "agonal" por excelencia, tenía como fin, según su admirador Maquiavelo, la unidad de la fragmentada Italia.
¿Dónde ubicaremos a Néstor Kirchner en esta clasificación política, para descifrar de ahí en más las claves de su enigmático comportamiento? En una posición tan extraña como extrema. Todo indica, en efecto, que Kirchner es un político "exclusivamente agonal". Por lo que hemos visto hasta ahora, nada indica en él "cierta idea de la Argentina" que lo atraiga más allá de él. Por eso llamó a su movimiento Frente para la Victoria, porque lo único que le importa es vencer a quienes percibe como sus enemigos. La victoria no es en él un "medio" en dirección de un proyecto arquitectónico, sino un fin en sí mismo.
¿Pero quiénes son sus enemigos? Todos aquellos que aspiren a algo ajeno o contrario a su poder. Todos aquellos que luchen fuera de él o en contra de él: sus antagonistas , esto es, los que estén "en contra de su agon ". El paisaje político tiene según Kirchner sólo dos componentes: el de aquellos que se le oponen y el de aquellos que se le subordinan. Por eso dijo, en un instante de sinceridad, que al campo lo quería "ver de rodillas". Por eso acaba de desechar a través de su esposa el presunto liderazgo de Hugo Moyano cuando éste pretendió promover por cuenta propia un acto público para el 20 de este mes, aunque este acto fuera kirchnerista, porque ninguno de sus subordinados está autorizado a convocar a los fieles al margen de él. Kirchner es, en suma, un hemipléjico agonal.
En estado de "agonía"
La agonía, que también proviene de "agon", es una palabra que se usa cuando aquel que lucha lo hace en circunstancias dramáticas porque peligra su vida. Las luchas sucesivas de Kirchner tienen también este aire dramático, terminal, ya sea para él o para el campo, para los opositores que lo vencieron el 28 de junio, para Clarín y los medios periodísticos que quieren salvaguardar, pese a él, su independencia. ¿Recuerda el lector cuando un vocero de los empresarios españoles que venían de tener su primer choque con el flamante presidente Kirchner, le dijo: "Usted nos ha puesto a parir"? Un político agonal como Kirchner es también un político "agónico" porque crea en torno de él la sensación de que la lucha es a todo o nada. Si dos contendientes libran una lucha "agónica", es que alguno de ellos va a morir.
 
El ideal arquitectónico supone, al contrario, que aquél que lo concibe tiene, equivocada o no, cierta idea del bien común . Como dice el Martín Fierro de Hernández en las líneas finales del poema, sus versos no se han escrito "para mal de ninguno sino para el bien de todos". He aquí la versión criolla del viejo ideal aristotélico del "bien común". Pero este ideal es inalcanzable para un político exclusivamente agonal porque él no busca "el bien de todos" sino, al contrario, "el mal de algunos", precisamente de sus enemigos. Lo que ocurre es que, desde una perspectiva exclusivamente agonal, esos "algunos" terminan por ser casi todos. De ahí que los argentinos, o al menos un 75 por ciento de ellos, se expresaron el 28 de junio contra Kirchner mediante un porcentaje que, según la generalidad de los encuestadores, sigue creciendo en nuestros días. Es que los argentinos no quieren vivir ya más en estado de agonía. Por eso aquellos líderes como Cobos, Reutemann, Macri o Narváez que siguen creciendo en las encuestas son aquellos que han izado, a la inversa de Kirchner, la bandera del diálogo y la moderación.
Dicho esto, queda una duda. Si la opinión pública de nuestra democracia se ha pronunciado y se sigue pronunciado contra la "hemiplejia agonal", si no quiere sufrir más la crispación de una agenda política que se expresa día tras día en la agitación de nuestras calles, ¿se deduce de ahí que, en su lucha incesante e insaciable por el poder, Kirchner está perdiendo? Y si está perdiendo la "guerra" por el poder que él mismo ha declarado, ¿cómo se conjuga esta hipótesis con el hecho de que haya ganado tantas "batallas" en los meses que siguieron al 28 de junio en torno de temas como los superpoderes que todavía retiene, la ley de emergencia que sus partidarios vienen de ratificar, la ley de medios mediante la cual sueña con doblegar a la prensa, la "reforma política" que apunta a borrar del mapa a los nuevos partidos o su reciente confirmación en la presidencia del Partido Justicialista pese a haber renunciado "indeclinablemente" a ella al día siguiente de su derrota electoral? Este negador de la dimensión arquitectónica de la política, este adorador del ídolo agonal, en definitiva, ¿está perdiendo o está ganando?
Creso y Solón
Si un observador venido de Marte viera de golpe lo que pasa entre nosotros, ¿no diría que Kirchner está ganando? Si sólo mirásemos la "foto" y no la "película" de lo que está pasando, ¿no coincidiríamos con él? Cuentan que allá por el siglo VI a.C. Creso, el rey de Lidia, se sentía tan poderoso que se animó a preguntarle al sabio Solón, el redactor de las leyes de Atenas, si no debería consagrarlo, en definitiva, como un "hombre feliz". Es que lo tenía todo: una inmensa riqueza, un enorme poder y hasta, agregó, todos los amigos y todas las mujeres quisiera tener. Solón, sin embargo, se negó a acreditarle lo que pedía. "¿Por qué"?, le preguntó Creso. "Porque -contestó Solón- tu historia aún no ha terminado." El hecho es que, poco después de haber desafiado a Solón en busca de la respuesta afirmativa que pretendía y que no consiguió, Creso perdió el poder, la fama y la riqueza de los que se ufanaba a manos de Ciro, la ascendente estrella del imperio persa.
¿Será el destino de Kirchner, finalmente, similar al de rey de Lidia? Para poder responder desde ahora a esta pregunta, nos falta integrar en nuestro diagnóstico dos elementos. En 2009, Kirchner sigue ganando poder pero, al mismo tiempo, pierde consenso. En 2010, cuando haya otro Congreso, y en 2011, cuando los argentinos que ya lo han repudiado elijan un nuevo presidente, ¿se producirá al fin el desenlace que un nuevo Solón, hoy, quizás anunciaría? Si nos atenemos a la opinión de la mayoría de los argentinos que ya no quieren agonía sino consenso y que no confunden lo que Kirchner quiere hacer creer que es el consenso de muchos cuando no es más que la complicidad de unos pocos, de los temerosos y los codiciosos que aún beben en la copa de su poder, quizás haya otro Ciro a la espera de Kirchner en el mediano plazo. Pero la oposición cometería un grave error si se alegrara desde ahora ante este final presuntamente anunciando, porque en su seno todavía no ha aparecido el Ciro que sea capaz de castigar al nuevo Creso por la osadía de haber ignorado de cuajo la dimensión arquitectónica de la política. Mientras este Ciro eventual no aparezca, ya sea bajo la forma de un nuevo lideragzo o mejor aún de una armoniosa conjunción de varios, la pregunta sobre el futuro de Kirchner, y también de los argentinos, nos seguirá angustiando

  PAPELON EN CHILE   
: "¿Por qué renuncio Federico Andahazi a la delegación argentina en Chile?"
Como es de público conocimiento, el autor de "El anatomista" desechó la posibilidad de participar en la próxima Feria del Libro de Santiago de Chile, luego de que el embajador argentino en ese país señalara que en la actualidad "no hay grandes escritores argentinos vivos". A continuación se reproduce íntegramente la respuesta del escritor Federico Andahazi :
“Las declaraciones formuladas por el embajador argentino en Chile, Ginés González García, constituyen una verdadera ofensa a la delegación que representará a nuestro país en la Feria del Libro de Santiago. "No tenemos una gran cantidad de escritores laureados con grandes premios que estén vivos. La idea es mostrar la integración entre ambos países", declaró a la prensa el embajador González García. Esta apreciación, tan falsa como poco feliz, parece ser una justificación de quien se avergüenza de los escritores de su propio país. Sin embargo, para compensar tan árido panorama literario, el embajador manifiesta su felicidad ante la participación del técnico de fútbol Marcelo Bielsa: "Estará nada menos que el gran embajador que tiene la Argentina en Chile, que no soy yo, sino Marcelo Bielsa". El Sr. Ginés González García, al menos admite su falta de mérito para ocupar el cargo de embajador. Coincido con él: creo que haría un gran servicio a ambas naciones si renunciara a su cargo y lo dejara en manos de alguien que manifieste orgullo y no vergüenza al referirse a los escritores del país que representa. Seguramente no lo hará. Por mi parte, yo sí me veo obligado a renunciar a formar parte de una delegación sin suficientes lauros ni méritos para representar a la Argentina, según las apreciaciones del propio embajador de nuestro país. Tal vez el Sr. Embajador considere que Juan Gelman no tenga tantos premios ni méritos literarios como el técnico Bielsa. Más allá de cualquier opinión sobre tal o cual escritor, las lamentables declaraciones del embajador en Chile, ponen de manifiesto la frívola política cultural imperante en nuestro país. Según parece, para nuestros funcionarios, la literatura debe ir a la zaga del fútbol; basta considerar el hecho de que Diego Armando Maradona será el máximo representante cultural de la Feria de Frankfurt en 2010 dedicada a la Argentina
Seguramente la prensa internacional esperará ansiosa las elevadas conclusiones de Maradona sobre el mayor acontecimiento editorial del mundo”.
 …Por si no se acuerdan, Ginés González García era el médico gordito que fue Ministro de Salud de Kirchner. Ahora es embajador en Chile. Y bueno, si un ex montonero tirabombas con dos muertes comprobadas en su haber es nuestro canciller ante el mundo, ¿por qué el bueno de Ginés no puede ser embajador en Chile?
Lástima que se meta a hablar de lo que no sabe. No sabe que Ernesto Sábato está vivo: viejito, pero vivo.   Juan Gelman está vivo. También Tomás Eloy Martínez, Ricardo Piglia, Juan José Saer, Osvaldo Soriano, Marcos Aguinis, el mismo Andahazi. Y ojo, que me estoy acordando de memoria, si nos ponemos a buscar vamos a encontrar varios escritores más que han recibido premios locales e internacionales.
Pero una feria literaria, para una piara como la que conforman las autoridades actuales, es sólo un accidente que hay que sortear para seguir adelante con sus nefastos propósitos, la literatura educa ergo es peligrosa.
Baste pensar que como icono representativo de Argentina ante  
la Feria del Libro de Frankfurt de 2010, dedicada precisamente a la literatura argentina, ha sido nombrado Diego Armando Maradona, cuyo culto manejo del idioma hemos podido apreciar cabalmente en su última conferencia de prensa. 
------------------
No todos los argentinos miramos el programa de Tinelli; algunos optamos por programas políticos o películas que están en ese mismo horario central. No obstante, todos debiéramos haber escuchado las palabras de Marcelo dirigidas a D’Elia y Picheto. Gracias a Internet, podemos escucharla haciendo clic en el play del videl de este link.

http://www.clarin.com/diario/2009/11/13/um/m-02040080.htm
  Imperdible.
 Dura réplica de Tinelli a D´Elía y Pichetto 
           frente a las cámaras de televisión   
13.11.09.-|Respondió a los ataques de ambos dirigentes contra figuras de la TV.
"No me siento un títere, nadie me regaló nada, y perdí a mis seres queridos de chiquito. Lo que hice lo hice laburando y jamás quiero ni quise que vuelvan los militares", dijo el animador.
"No todos somos como vos Luis", dijo un Marcelo Tinelli serio, frente a unas cámaras más acostumbradas a las carcajadas que a la solemnidad. Tinelli cerraba así una jornada en la que farándula y política se mezclaron peligrosamente: el piquetero Luis D'Elía le había apuntado a Tinelli, Mirtha Legrand y Susana Giménez por sus críticas al Gobierno por el frente de conflicto social. El pintoresquismo de D'Elía le dio paso después a la palabra más oficial de Miguel Angel Pichetto, un senador que arremetió sin vueltas contra los tres dueños del rating. La voz de Tinelli, anoche, sonaba grave: "Después de más de 30 años en los medios, hay cosas que pueden gustar y otras que no y hace días dije lo que sentía: figura al tope de todas las encuestas el tema de la inseguridad y estamos viviendo un momento de confrontación y pelea para mí sin sentido y hoy me encuentro con dos durísimas declaraciones de dos voceros de este Gobierno y uno en el mismísimo Senado de la Nación".
Luego, continuó: "El primero que habló es Luis D'Elía, un hombre por el que tengo simpatía, que estuvo en este programa y él dijo hoy en una radio 'han sido los hijos putativos de los medios concentrados del poder económico, sus títeres, sus comunicadores, hablan a sueldo, viven en sus mansiones con sus Mercedes Benz, con sus casas en Miami, son exactamente iguales, tienen exactamente los mismos comunes denominadores'". Tinelli recordó además que D'Elía los acusó a Mirtha, a Susana y a él de apoyar "a la cavernícola derecha" y de querer "que vuelvan los militares". Ahí nomás, el conductor arremetió: "Que yo hable de paz te cuesta entender, porque sos un violento. ¿Quiénes carajo somos?: un ciudadano como vos que pide vivir en paz y con seguridad y que ha hecho muchas cosas por la sociedad.
No me siento un títere, nadie me regaló nada, y perdí a mis seres queridos de chiquito. Lo que hice lo hice laburando y jamás quiero ni quise que vuelvan los militares. No necesito tener a toda mi familia trabajando en la ANSeS. A mí me fue bien trabajando en el sector privado, como a otros en el sector público", dijo el animador. Después llegó el turno de la réplica a Pichetto: "Dice que no hemos ganado una elección y tenemos un odio visceral como en el 55. El odio visceral es tuyo, que vivís la vida con un revanchismo de un país de 50 años atrás. Basta, no existe más eso. No le voy a criticar su amor por Menem, que termine con su espíritu revanchista", agregó, muy duro, Tinelli. En el medio, cada tanto el animador repetía una frase: "A ustedes los mandan, a ustedes los mandan", pero sólo mencionó a Cristina Kirchner sobre el final, para agradecerle que hubiera suspendido la marcha sindical del 20 de noviembre
Fuente: Clarín.com

 El mano a mano que selló la paz  
Joaquín Morales Solá -LA NACION 12-11-09
Un despacho pequeño de una jueza famosa en el edificio de Comodoro Py. La jueza no está ahí. Dos políticos relevantes de los últimos lustros se ven la cara por primera vez. Son Eduardo Duhalde y Elisa Carrió. Un ex presidente, destacado dirigente del peronismo, y una líder fundamental de la oposición no peronista. Sólo la crispada política argentina puede deparar tales sorpresas: que dos políticos de esa talla nunca hayan conversado ni siquiera para aclarar sus distancias
Duhalde está dolido. Carrió había dicho que él "controlaba la droga en la provincia de Buenos Aires". Es la única acusación que Duhalde no soporta. Duhalde le inició juicio por calumnias e injurias y no hubo instancia previa en condiciones de frenar el juicio oral y público. Público es una manera de decir. En la habitación que les tocó no entraban más de 10 personas amontonadas. La jueza era María Servini de Cubría. Los testigos del caso estábamos distribuidos en pequeñísimos despachos abarrotados de expedientes. Una constatación: esos funcionarios tienen una memoria de prodigio para ordenar el desorden dentro de sus cabezas
Allegados a la jueza aseguraron que ella no hizo nada para acercar a Duhalde y Carrió. No hizo nada explícito, es cierto, pero un juez tiene márgenes para conducir un juicio hasta donde quiere que vaya. Primero los condenó a estar juntos, uno al lado del otro, separados por un metro de distancia. Después les permitió que dialogaran en medio del juicio. Carrió le tiró un puente a Hilda Duhalde, firme al lado de su marido: ella es mucho mejor que su esposo, dijo. La senadora no entró en el juego: "Somos una sola persona", le replicó. Ella es más duhaldista que Duhalde cuando se cuestiona a su marido
Ahí se empezaron a acercar. Carrió aclaró que nunca había acusado a Duhalde de vinculaciones personales con el tráfico de drogas, pero ratificó su convicción de que era, como gobernante que fue, responsable político de la proliferación de la droga. Carrió echó manó de los diccionarios para explicar que "controlar" significa "saber y examinar". "La responsabilidad política no es judiciable", diría luego el propio Duhalde
"Se están acercando", decían los secretarios mientras corrían de una oficina a otra. Oficina es también una manera de decir. Cualquier Comisión de Derechos Humanos sancionaría al Estado argentino por las condiciones infrahumanas en las que trabajan esos empleados. Más de 20 personas (funcionarios, acusados de cualquier delito y defensores) se amontonan en habitaciones de siete por siete. Son las "villas", en la jerga judicial. En este caso, hay equipos de aire acondicionado porque los donó la jueza. En verano, hay empleados de Comodoro Py que caen derrumbados por el calor
Los testigos estamos separados. No debemos estar juntos antes de ser interrogados por la jueza. Hay buena voluntad entre los funcionarios judiciales. Ofrecen café y agua. Pero lo normal es excepcional en ese mundo de inopias. El café, el agua y el papel higiénico son solventados por los propios empleados. El juzgado sólo recibe 700 pesos mensuales para sobrevivir. Por esas mismas horas se supo que Cristina Kirchner había hecho fletar, el último fin de semana, un avión a El Calafate sólo para que le llevara los diarios de la Capital. El  Estado nunca estuvo tan patéticamente al servicio de las dos personas que mandan
El teatro del juicio va aproximando cada vez más a Duhalde y a Carrió. Carrió recibe la oferta de hablar a solas con Duhalde. Acepta. La jueza pone a disposición de la reunión su despacho personal y pasa a despachar otros asuntos en la oficina de su secretaria privada. Los abogados de parte redactan un acta de acuerdo; nadie sabe si Duhalde y Carrió la firmarán. La reunión entre ellos es interminable. Dura una hora y media. Ellos nunca habían hablado a solas ni en público antes. "Es histórico", se entusiasmaban los funcionarios judiciales. 
A solas
La tarde transcurre, lenta y perezosa. "No hablemos del juicio", le propone Carrió a Duhalde, ya absolutamente solos. "Bueno, hablemos de política", contesta el ex presidente. "Dígame, señora, ¿qué hacemos aquí? Es probable que el próximo turno presidencial no sea peronista. Menem y Kirchner han logrado cansar de peronismo a la sociedad argentina. Ustedes necesitarán acuerdos para gobernar. ¿Por qué no hablamos de eso?", desliza Duhalde. "Yo también creo que la política debe resolver los problemas de la política. Los delitos están reservados para la Justicia y la moral es cuestión de la conciencia", reflexiona Carrió
"¿Sabe? Creo que usted es la piedra en el zapato para un gran acuerdo entre los partidos políticos sobre seis o siete políticas de Estado. Usted no quiere hablar con los otros partidos", dispara Duhalde a Carrió. "Yo no hablo con usted, pero me llevo muy bien con Felipe Solá, con Francisco de Narváez y con Carlos Reutemann", le contesta Carrió. "Quizá yo sea el único peronista que le pueda garantizar ese acuerdo; lo necesitarán ustedes más que nosotros. Los peronistas tenemos más callos que ustedes. Y, además, yo soy el único peronista que cree que peronistas y radicales no deben hacer alianzas electorales entre ellos", le replica Duhalde
Cierta tensión sobrevoló todo el diálogo. Pero al final ya eran dos políticos hablando y no un acusador con su acusada. El acta de acuerdo se firmará, por fin. Otra parte de esa charla se la llevó el acuerdo más explícito que existe entre Duhalde y Carrió: los dos detestan a Kirchner.
Los dos tienen, también, la astucia de esperar siempre a Kirchner en el lugar sorpresivo en el que éste aparece. Ninguno se deja llevar por las formalidades que a veces confunden al resto de la oposición. "Lilita es así", termina aceptando Duhalde. Ya es "Lilita" y no "la señora", como la trataba al principio. "No puedo olvidarme de que Duhalde es el autor del kirchnerismo", concluye Carrió. Otra coincidencia: Duhalde tampoco se absuelve por haber imaginado que Kirchner podía ser un buen presidente. Duhalde confiesa que ya se arrodilló en todas las iglesias del mundo para pedir perdón por eso.

       El aprendiz de brujo        
Por Mariano Grondona - lanacion.com11.11.09.
"El aprendiz de brujo" es un poema sinfónico compuesto por el francés Paul Dukas en 1897, basado en una balada de Goethe. Narra la historia de un joven aprendiz de brujo que consiguió que una escoba volara pero se desesperó después cuando no supo cómo hacerla bajar hasta que su maestro, bondadosamente, lo auxilió.
¿Es Néstor Kirchner un nuevo "aprendiz de brujo"? Que el desorden que hoy reina en las calles y hasta en las bocas de distribución de los diarios se debe al menos en parte a los piqueteros y camioneros subordinados a él, no caben dudas. En su editorial de ayer, LA NACION, al referirse a estas turbulencias, habló de "los golpes desde el Estado". Pero al generar o cobijar estos "golpes" desde el centro del poder, ¿no conspIra el Estado contra sí mismo? La Presidenta acaba de decir que "hay un plan de desestabilización". La pregunta siguiente parece absurda pero es al mismo tiempo inevitable: ¿qué parte le toca al propio matrimonio presidencial en esta presunta conjura?
No describiríamos por completo el cuadro anárquico que se ha creado si no advirtiéramos también que, frente a los agitadores sumados al Gobierno, hay otros que se han lanzado a las calles "en contra" de él. La "burocracia sindical" de Moyano ya no puede contener, por ejemplo en el conflicto de los subterráneos, a expresiones sindicales de la CTA o de la "Corriente Clasista y Combativa" que la han desbordado. Al lanzar a sus huestes a la acción directa, ¿no han previsto acaso los Kirchner que su acción estimularía a otras huestes que ya no le responden? Las movilizaciones callejeras parecen reflejar el choque entre olas oficialistas y contraolas protestatarias que luchan por dominar el espacio público ante la inercia policial, con ocasión de la disputa clientelística por los nuevos subsidios sociales que ha anunciado el Gobierno
Para explicar el clima de perturbación pública que se ha creado, caben dos hipótesis. Una es que el Gobierno, como el aprendiz de brujo de Goethe, se ha visto sorprendido al no poder controlar la escoba que él mismo había lanzado por los aires. ¿Vendrá un maestro bondadoso a rescatarlo? Pero esta primera hipótesis, con ser grave, no es la peor, porque según fuentes opositoras el desorden se atribuye no ya a la imprevisión sino a la "intención" del propio Gobierno como una manera de "castigar" en cierto modo al 75 por ciento de los argentinos que no votó por él. El supuesto aprendiz de brujo, ¿sabía entonces que la escoba no bajaría? ¿No era entonces un ingenuo aprendiz sino un promotor consciente de la conmoción?

------------------------
PLAYAS -MEDIOAMBIENTE

  INFORME QUE TODOS DEBEN LEER Y DIFUNDIR 
Hola a todos.
 La UNMDP aprobó una tesis doctoral este año, en la que se expone por medio de marcadores bentónicos (en este caso, las colonias de gusanos de mar) que el nivel de contaminación de las aguas de mar en los alrededores de Mar del Plata constituye un caso único, excepcional, y que tiene la triste fama de ser una de las zonas costeras MAS CONTAMINADAS DEL MUNDO, peor que en Hong-Kong, New York, Los Angeles, Singapur, etc...
El índice de BALNEABILIDAD (aguas para esparcimiento) no puede pasar de las 1000 Unidades x mm3, y en los alrededores del "Emisario Submarino" llegan a 11.000 (once veces más). 
A 800 m del mierdero HAY GUARDAVIDAS, por lo tanto no está prohibido bañarse...Eso si: hay un cartelito que RECOMIENDA no hacerlo. Eso es todo.
Los Enterocos, Estreptococos y Coliformes (mierda, en otras palabras) llegan a las 3000 unidades en la zona de El Torreón y Playa Grande. Se va reduciendo paulatinamente a medida que se aleja del emisario...(hasta 45 Km !!!)
Y no hay un solo cloacal que vierte en el mar, sino cuatro, repartidos desde la Planta hasta el Puerto.
La "Planta de Tratamiento"....? Si digo que la Planta "trata"...entonces yo "miento"!!!
La Planta lo único que hace (cuando no está inoperante por averías o por mantenimiento) es licuar soretes. No procesa nada.
Calculen un promedio de 1/2 Kg de caca x día x persona (considerando nada más que el 50 % de la población), así que eso es: 300.000 personas x 1/2 Kg de merde x día= 150.000 Kg de cacona que va a parar al mar TODOS LOS DÍAS. Multipliquen eso x 365...
La cifra asusta...
Mandar al emisario más lejos (a 3, 4, 5 o 10 Km ) es como barrer bajo la alfombra
No se olviden que la caca flota o queda en suspensión y no se hunde en el fondo inmediatamente, así que con cualquier viento del cuadrante Este se nos viene encima.
Oscar Conde, de Surfider Foundation Argentina, le preguntó al Intendente Pulti durante los festejos del Día Olímpico qué pensaba hacer para arreglar este desastre, y su respuesta (extraoficial) fue que la empresa OSSE le pasó un informe diciendo que las aguas estaban OK. 
OSSE está a cargo de la merde (por lo tanto es Juez y Parte) así que es imposible que dijeran otra cosa...
Los de la Guardia de los hospitales Materno Infantil y Regional dicen (extraoficialmente también) que durante los meses de verano se disparan los casos de difteria, conjuntivitis, hepatitis, enfermedades de la piel, hongos, diarrea, otitis (y la lista sigue), todas enfermedades relacionadas con aguas servidas, y ni hablar de las infecciones si se tiene una herida abierta o un raspón...
Muchas de las carpetas médicas de los guardavidas que trabajan desde La Perla hacia el Norte de Mar del Plata rebosan de estas pestes, que se contraen en el mar podrido.
Los bichos patógenos que perecen a los 7 días de contacto con el agua salada son reemplazados por el caudal constante ( 3 m3 x Seg), y los que con la marea alta llegan a la playa y son arrastrados lejos de la orilla por acción del viento e hidratados por el agua de lluvia permanecen activos por 30 días, como reza un informe hecho en las playas de Acapulco, México. Hacer castillitos de arena en Mar del Plata ya no es sano...
La Municipalidad, bajo la administración Katz , solicitó un muestreo de calidad del agua. Les salió mal. Tan mal, que no lo retiraron nunca, ni le pagaron a la UTN  que hizo el estudio. Si lo retiraran, entonces pasaría por Mesa de Entradas y el problema existiría. Como no hay registro de eso, entonces no hay ningún problema que resolver...
La dura verdad es que las aguas NO SON APTAS PARA BAÑARSE, pero si se hace público la Municipalidad teme que se perjudique la temporada veraniega. Por lo tanto, no dice nada y hace la vista gorda...
Se acuerdan la actitud del Intendente de Amity, en la película Tiburón? 
Se están priorizando los ingresos provenientes del turismo a la salud de la población
Las aguas contaminadas no muerden, pero son igualmente mortales...
Saludos. Hernan Azlor-Asesor de Staf- Surfrider Foundation Argentin.Para más información:info@surfrider.org.ar
hernan.azlor@surfrider.org .a Tel: 0223-492-4354 www.surfrider.org.ar
Nota: (Este texto nos fue remitido por una turista riojana (Graciela S.) que veranea en Mar del Plata y Santa Clara del Mar

TRIBUNA, SIEMPRE PRIMERO
TESTIGO RESERVADO ADMITIÓ VÍNCULO ENTRE SEBASTIÁN FORZA Y EL VALIJERO UBERTI
En el día de la fecha, domingo 8 de noviembre de 2009, diario Perfil publicó en su portada una impactante noticia relacionada con los supuestos contactos entre el ex valijero kirchnerista Claudio Uberti y el asesinado —en el marco del triple crimen de Gral. Rodríguez— Sebastián Forza (1).
Según el matutino, un testigo de identidad reservada declaró "que el ex funcionario kirchnerista conocía al empresario de la efedrina. El nexo habría sido Victoria Bereziuk, su secretaria".
La nota, firmada por los respetados colegas Emilia Delfino y Rodrigo Alegre es reveladora y comienza con un dato elocuente: "El financiamiento de la campaña Cristina Presidenta aparece cada vez más ligado al Triple Crimen de General Rodríguez, al mismo tiempo que se revelan nuevos lazos entre ese episodio y el entorno kirchnerista.
El empresario Sebastián Forza, uno de los tres asesinados como parte de una presunta pelea por el control del mercado de medicamentos y efedrina, no sólo figura en la lista de aportantes del oficialismo. También hacía negocios con obras sociales K como La Bancaria, y organismos controlados por el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, como el Hospital Francés
PERFIL ahora pudo comprobar que, además, en la causa aparece nombrado el ex funcionario kirchnerista Claudio Uberti, obligado a renunciar tras el escándalo de la valija de 800 mil dólares de Antonini Wilson. El dato provino de la declaración de un testigo de identidad reservada, y va en línea con la hipótesis de que la valija podría ser parte de fondos destinados ilegalmente a financiar la campaña electoral. El testigo declaró que Forza habló con Uberti, entonces titular del Organo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) y encargado de las relaciones con Venezuela, durante 2007 y que habría mantentido una relación cercana con la secretaria del ex funcionario,Victoria Bereziuk, quien también viajaba con Antonini en el vuelo privado que aterrizó en Aeroparque el 4 de agosto de 2007, proveniente de Caracas."
Lo interesante del caso es que Tribuna de periodistas contó exactamente lo mismo hace más de un año, el 29 de agosto de 2008 (2), sobre la base del testimonio de dos investigadores separados de sus cargos luego de haber descubierto semejante revelación.
Así se comentó oportunamente a través de las virtuales páginas de este periódico: "Existe una demostración cabal del vínculo entre Claudio Uberti y varios de estos jóvenes testaferros, especialmente (Sebastián) Forza. Hay media docena de comunicaciones telefónicas que lo demuestran. Esto probaría que el dinero que ingresó a la Argentina a través de las valijas de Guido Antonini Wilson era efectivamente para Cristina. Este último dato es el que más desvela al kirchnerismo y podría ser el detonante para que termine de explotar el escándalo en su faz política.
Lo interesante del caso es que, el mismo día que este cronista publicó el referido artículo, un colega de editorial Perfil lo llamó para interiorizarse en el caso, pero jamás se atrevió a publicar una sola línea sobre el tema.

¿Qué habrá cambiado desde ese momento a la fecha para que hoy sí sea un tema relevante a nivel periodístico?
Concluyendo
Mientras se siguen acumulando evidencias que muestran a las claras la mano de funcionarios kirchneristas detrás del triple crimen de Gral. Rodríguez, a la vez que esto se vincula con el financiamiento del Frente para la Victoria del año 2007 —con el consecuente blanqueo de dinero espúrio—, la Justicia duerme el sueño de los justos.
    En estas horas, el fiscal de Mercedes a cargo de la indagación del triple asesinato, Juan Bidone, intenta mostrar una imagen mediática de independencia profesional, pero la realidad es que el expediente que lleva adelante no ha avanzado demasiado. Por caso, aún no se ha atrevido a llamar a declaración indagatoria a ninguno de los principales sospechosos de haber operado como autores intelectuales del conmocionante episodio.
Un dato en ese sentido: pocos saben que un conocido operador judicial kirchnerista ha metido sus narices en el asunto hace unos meses a pedido de un conocido ministro de la Nación que aparece rozado fuertemente en el triple crimen. El denunciado operador ha presionando al fiscal Bidone con datos precisos sobre su vida privada. Casi lo mismo le sucedió en su momento a la fiscal Ana María Yacobucci, quien debió renunciar al expediente de marras por temor a las represalias oficiales.
Sólo resta una última pregunta: ¿se atreverá Bidone a patear el tablero o seguirá con su comportamiento errático, el cual lo ha enfrentado hace pocas horas con los familiares de las víctimas del triple crimen?El tiempo dirá...

 En tiempos en que el debate político gira en  torno a definiciones conceptuales relacionadas más con la academia de la esquina que con el perfil que aparentan tener sus decidores, el Ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, se sumó hoy a la lista que ya integran el Senador Reutemann, el Diputado de Narváez y su ¿aliado? bonaerense, Felipe Solá, con un llamativo exabrupto para definir su estilo de conducción en esa sensible cartera provincial.
 
 
  Un almohadón para Stornelli: particular receta del Ministro
 
Dijo que “son horas con el culo en la silla, estudiando los problemas y no sanateando por ahí”, la forma en que se combate la delincuencia en la Provincia. Arriesgada la definición del todavía fiscal (aunque licenciado): a juzgar por los resultados y la discusión en torno al problema, se expone a que alguien resuma su gestión con otro dicho popular que también recurre a esa parte de la anatomía humana para concluir que tal o cuál cosa funciona como el traste.
 
Una constante. Mirá que hay malas palabras, insultos o dichos populares ordinarios que se cuentan en decenas, como para variar y dejar al menos por un rato tranquila las asentaderas. Y sin embargo, no. A aquel senador que mandó al matrimonio Kirchner a que “se la recontra metan bien en el medio del culo” a una eventual postulación suya en 2011 y al colombiano aspirante a gobernar bonaerense que dijo sentir el agradecimiento popular “por haberle roto el culo a los pingüinos”, se suma ahora el Ministro de Seguridad Provincial, que parece que ya no se puede ni sentar de tan preocupado que está sentado en una silla estudiando el problema.
Al final, entre tanta ordinariez, Solá por lo menos innovó al preguntarse “dónde tienen las pelotas” los gobernadores. (a propósito, habrá hecho autoreferencia en relación a su paso por la Gobernación?) 
Aunque pensándolo bien, más vale que Stornelli haya copiado a Reutemann y a de Narváez y no al más grande. ¿Te imaginás si saliese a responder a todos sus detractores en medio de tanta convulsión por la inseguridad que “a los que no creyeron (en él) que la chupen, y la sigan mamando”?.
         LA MODA COOPERATIVISTA         
 EN EL PAGO CHICO O LA PATRIA GRANDE 
 
El tema de moda son las Cooperativas, hasta en TV y radios han proliferado espacios especiales en torno a este fenómeno social. Están los que dicen que serán una fuente de trabajo y los que aseguran será un nido clientelista. En Mar Chiquita aún no se habla del tema. No obstante, tenemos la ventaja que no hay en las grandes ciudades: ‘somos pocos, nos conocemos mucho’, con lo cual será sencillo darse cuenta ‘cuáles son las intenciones cuando se muestre a quiénes se deja al frente de la construcción de las mismas. Quiera Dios que sea a ‘gente de trabajo y confiable’ , y no a ‘punteros obsecuentes- oportunistas, individuos alérgicos al laburo’, de esos cuyo trabajo más pesado es ser ‘aplaudidores en los actos’… de los ‘siempre prendidos en el subsidio y el negociado político del momento’. Pero no nos adelantemos, confiemos en el buen criterio de nuestros gobernantes, cuando presenten las cartas sabremos ‘cuál es el juego’ y no habrá necesidad de más comentarios ‘ni buenos, ni malos’ (pero quiera Dios valgan los primeros)… recién entonces, como gusta decir el colega Giraldez, ‘podremos extraer la verdad de la ficción…
Van aquí un par de notas ilustrativas de lo que pasa en otros lugares, en la esperanza de que en Mar Chiquita ‘la oportunidad sea diferente y digna’.
La lucha contra la pobreza / El programa social que desató una ofensiva piquetera

El plan de cooperativas, un botín     
     millonario para los intendentes   
Pueden manejar fondos sin control y eligen a los beneficiarios con absoluta discreción
Noticias de Política: anterior | siguiente
Domingo 8 de noviembre de 2009 | LA NACION
Un intendente del sur del conurbano calculaba encerrado en su despacho cuánto dinero iba a administrar con el plan de cooperativas. Salvo los salarios, sabía que el resto pasará por sus manos: anotó un adelanto de 25.000 pesos en "herramientas" y un promedio de 250.000 pesos anuales en "materiales". Lo multiplicó por las 30 cooperativas de su distrito. El resultado: 8.250.000 pesos en efectivo. "Y sólo para empezar", insistía, como si conociera el secreto del poder: "Porque no hay cupos. ¿Te imaginás toda esa plata en manos piqueteras?".
La inocultable disputa entre intendentes y organizaciones sociales por el masivo plan oficial de cooperativas provocó un efecto no deseado para el Gobierno: dejó al descubierto la pesada maquinaria de recursos y poder que empezó a rodar en la región política más influyente de la Argentina. Un sistema millonario, dominado casi sin controles por los jefes territoriales, que vigilan con ojo férreo el armado de los listados y que, en más de un caso, los usan para engrosar su tropa política.
Un botín que los piqueteros, tanto oficialistas como opositores, pretenden arrebatarles, como se vio la última semana: entrar en el plan fue el argumento de los grupos que bloquearon 32 horas la 9 de Julio.
La pelea vale dinero e influencia. La etapa preliminar del Plan Argentina Trabaja incluye 25.000 puestos, 1000 por cada distrito del conurbano. En total, son más de $ 400 millones anuales en salarios, depositados en cuentas individuales en el Banco Nación. Pero el secreto de la administración está en otro lado: los municipios recibirán dinero en efectivo para materiales y para herramientas. Un promedio de $ 275.000 por cooperativa. En total, más de 200 millones. Y es sólo el piso: la Presidenta anunció que tiene 1500 millones para repartir.
El nuevo plan es una copia maximizada de algo que ya existía: el Programa de Inclusión Social, que formaba cooperativas de hasta 16 personas. La nueva versión las cuadriplica. El objetivo era que se dedicaran a pequeñas obras: construir veredas, reparar viviendas, pintar refugios.
En el Ministerio de Desarrollo Social aclaran que ellos siempre eligen a los beneficiarios. Pero la mayoría no lo sabe y suele señalar a la tropa de los intendentes como los encargados de elegirlos. Lo comprobó LA NACION en una recorrida al azar en el distrito más grande del país, La Matanza. Decenas de cooperativistas dieron respuestas idénticas para explicar cómo habían conseguido sus lugares: "Por un referente político". Algunos detallaban que colocaban hasta cinco por grupo. Otros contaban que también coordinaban viajes a actos políticos, con la misma naturalidad con la que agradecían "la oportunidad de tener un salario digno".
Financiamiento adicional
No hubo que buscar mucho para encontrarlos. En La Matanza, hay cooperativistas que en lugar de hacer obras limpian plazas, cuidan edificios públicos o controlan el tránsito. Todos se sumarán al nuevo programa. Acosados por el déficit, los intendentes hallaron un sistema ideal para financiar empleados con fondos del Gobierno.
Cada beneficiario cobra $ 1385 (son monotributistas sociales). Cada cooperativa tiene cuatro capataces y un promotor, que gana algo más: $ 2385. En teoría, son supervisores. A veces actúan como punteros.
José C. Paz es un caso. Una histórica beneficiaria, que construyó el barrio Saavedra Lamas, espera un lugar en el nuevo plan. "Eso sí, los referentes piden 400 pesos del sueldo", se quejó en una charla reservada con LA NACION. Durante los cuatro años que fue ayudante de albañil, entre 2005 y 2008, estaba obligada a hacer pegatinas en nombre del intendente, Mario Ishii. Sus jefes de entonces ahora lideran la ampliación del programa.
Los piqueteros opositores usan esos ejemplos para criticar el sistema. Denuncian que hay "usos clientelares para fortalecer aparatos". Pero eso es en público: cuando van a negociar, piden lugares para ellos. Y cooperativas propias.
Varios líderes oficialistas ya lograron ese objetivo. En estricta reserva, Luis D´Elía negoció 2500 puestos. Emilio Pérsico eligió otra vía: coló militantes como coordinadores.
A los intendentes les molesta que les diputen el territorio. Cuatro de ellos admitieron ante LA NACION que revisaron listados para evitar filtraciones piqueteras. Por eso comenzó la pelea. Los piqueteros opositores se unirán y bloquearán la Capital, mientras el Gobierno promete crear "mesas de gestión" en los barrios, para que todos allí se sienten a negociar. Una idea que a los barones los exaspera: temen que la protesta se mude a la puerta de sus despachos.
Colaboró Mariana Verón 
          Trabajo en blanco, pero      
 con contraprestación política 
Los que acceden al subsidio cuentan que deben ir a actos partidistas
8 de noviembre de 2009 | Publicado en edición impresa 
: LA NACION   /   Emiliano Lasalvia
Un delegado municipal se le acercó como un amigo una tarde de marzo: "¿Che, no querés ser inspector de tránsito?" A Juan lo paralizó la emoción. Hacía años que quería dejar de trabajar en negro. El delegado no anduvo con vueltas: "El viernes pasá por Yrigoyen".
Juan no necesitó explicación. Conocía al delegado y a la unidad básica. Ahí solía sumarse a la Juventud Peronista cada vez que había una movilización oficialista.
Ese viernes apareció temprano. Otros 25 chicos también esperaban. Los juntaron para detallarles la propuesta: "Van a cobrar 1400 pesos por trabajar en una cooperativa como policías de tránsito".
Juan se sintió agradecido. Hizo los trámites para conseguir la obra social en una oficina improvisada en una discoteca de Isidro Casanova. Aceptó trabajar tres meses de 7 a 11 cobrando la mitad de lo prometido, mientras hacía cursos sobre señales de tránsito. Tampoco chistó cuando su "referente" le comunicó a qué acto tenía que ir la semana siguiente. Su último viaje fue a La Plata, el 17 de octubre. El próximo también será a La Plata, el viernes próximo. Ese día, la cooperativa estará de asueto.
Juan cuenta la historia de un tirón, con inocente naturalidad, mientras trabaja en una de las zonas más activas de La Matanza, con una pechera naranja de la Municipalidad.
Agradece tener "un trabajo en blanco". No sabe cómo funciona una cooperativa. Tampoco le importa. Vive la contraprestación política sin temores: no repara en que relatar detalles podría ser un problema. Juan no se llama Juan. El accedió a ser citado con nombre y apellido, pero LA NACION prefirió resguardar su identidad.
Su única preocupación ahora es que le llegue la Tarjeta Social. "Me la prometieron", aclara presuroso. Hasta el mes pasado cobró en un galpón municipal, a las afueras de San Justo. De repente, Juan deja de hablar y toca el pito: un desconocido intentó estacionar en el lugar prohibido.
"No sé de qué hablás"
La encargada municipal de las cooperativas de La Matanza es la vicejefa de Gabinete, Verónica Magario. "No tengo idea de lo que estás hablando", respondió cuando LA NACION le contó el caso de Juan.
-¿Es posible que alguien use las cooperativas para fortalecer algún aparato político?
-Eso es una locura. La única obligación de los beneficiarios es cumplir con sus tareas-, se enojó.
Después dio detalles de las obras de las cooperativas desde 2004, la mayoría dedicadas a cloacas y cañerías. "Es todo transparente. No pueden seguir trabajando si no tienen certificadas las obras", argumentó. "¿Y en el caso de las cooperativas de servicios?", preguntó LA NACION. "Esas las certifica el municipio".
A ese grupo pertenecen, por ejemplo, las que limpian plazas. LA NACION recorrió tres el miércoles pasado. Como ocurrió con Juan, una decena de beneficiarias contaban sus historias sin temores. También dieron sus nombres y apellidos. Tampoco serán citadas.
En las plazas la respuesta era similar ante una pregunta común: cómo consiguieron sus lugares. "Por un referente político", contestó la mayoría.
En todos los casos, el "referente" podía colocar hasta cinco personas por cooperativa. Todas trabajan cinco días a la semana, de 7 a 13. Cobran 1200 pesos. "Estamos contentas y agradecidas por estos empleos", insistieron. Ahora fueron sumadas al nuevo plan de cooperativas. La asociación que integran ya tiene 25 personas.
Magario se volvió a enojar cuando LA NACION le preguntó si los dirigentes barriales digitaban el plan: "De ninguna manera. La inscripción se hace en el municipio. Y es abierta". Pero en las plazas ninguna beneficiaria sabía que había listados abiertos. "A nosotras nos anotó el referente", decían todas, mientras sacaban yuyos y los cargaban en las carretilla. 
              Bajo el gobierno             
 
de gremialistas y piqueteros 
Joaquín Morales Solá .La Nación.811.09
La próxima esquina reserva siempre una sorpresa para los argentinos. Gran parte de la sociedad no pudo, por ejemplo, acceder a los diarios cuando ella quería, sino cuando lo quiso Hugo Moyano. Las cosas están fuera de control en el campo sindical y entre los movimientos piqueteros. Kirchner se ha convertido en un rehén de Moyano y éste hace las veces del arma más letal del ex presidente. La prensa argentina vivió una semana negra por el permanente y violento boicot de Moyano y sus fuerzas de choque. La violencia es un método que los une desde hace mucho tiempo al ex presidente y al líder cegetista.
Kirchner y Moyano tienen también otros intereses convergentes: el ex presidente quiere hacerle sentir al periodismo el peso del amedrentamiento cuando está reunida en Buenos Aires la Sociedad Interamericana de Prensa, la entidad más importante del continente en la defensa de la libertad de expresión. Kirchner comparte con Hugo Chávez, a su vez, un viejo rencor contra la SIP. El ex presidente argentino ya le dedicó descalificaciones y mentiras en otros tiempos.
Chávez y el gobierno argentino promueven ahora, también, una especie de contraasamblea de la SIP; está financiada por Venezuela y auspiciada por todas las agrupaciones kirchneristas conocidas y desconocidas. La SIP, por un lado, y Chávez y Kirchner, por el otro, tienen un disenso: la entidad cree en la libertad de prensa y estos hombres fuertes latinoamericanos la detestan. Esa es la verdad, desnuda y comprobable.
Moyano, por su parte, tiene la obsesión de amontonar más afiliados para su sindicato y de ratificar siempre su descreimiento en la prensa. El líder cegetista obstaculizó durante varios días la libre distribución de los diarios; Kirchner lo aplaudió desde Olivos. ¿Qué mejor pretexto que un supuesto conflicto entre sindicatos para entorpecer el afán real del periodismo? La Constitución protege la libertad de prensa, pero no puede protegerla de los intereses y de las estrategias informales de Moyano, espoleado por Kirchner.
Favores recibidos
Kirchner le pagó esos favores a Moyano antes de recibirlos. El jefe camionero se quedó con el control de más de 1000 millones de pesos de la Administración de Programas Especiales del Ministerio de Salud. Y logró, además, eliminar el tope de los seguros por riesgos de trabajo. Las empresas quedaron a merced de los jueces. En su época, cuando ese sistema rigió, significó una pérdida enorme para el Estado y la quiebra de un tercio de las aseguradoras. Nadie puede asegurar lo imprevisible. Cristina Kirchner debería buscar entre las cosas que firma cuando pregunta por qué las inversiones son tan reticentes con la Argentina.
El último jueves fue un día de furia. Un hombre común debió soportar dos horas de espera en la Panamericana, totalmente cortada por 200 trabajadores en huelga. Poco después, le costó más de una hora llegar hasta Leandro N. Alem al 700, donde está el Ministerio de Trabajo, pero ahí el tránsito ya estaba cortado por otra protesta.
Más tarde se encontró con otros dos cortes: en la Avenida de Mayo, frente al gobierno de la ciudad, y en la avenida 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social. El servicio de subterráneos no funcionaba. Algunos médicos en situación de rebeldía cortaban también la avenida Callao al 200.
No importa el nombre de ese hombre, pero importa saber que la vida le dio trabajo y familia. Cuando entrevió el último corte, llamó a su esposa por teléfono. Quiero irme de este país - le dijo, suplicando una complicidad-. Estoy cansado de pensar en que una bala asesina puede arruinar nuestra familia y estoy harto de perder el tiempo entre piquetes y huelgas. Este país no tiene arreglo , se desarmó.
La historia es real. Peor: es un diálogo que se reprodujo, con matices diferentes, entre muchísimos argentinos en los últimos días. Después del exilio político y del exilio económico, la Argentina enfrenta la posibilidad de sufrir otro exilio, empujado esta vez por la inseguridad y la anarquía pública. Las imágenes de los últimos días se parecieron bastante a las del caótico 2002; siete años es demasiado tiempo para cualquier paciencia.
Nada de malas noticias
Los Kirchner viven entre helicópteros y aviones, y a ninguno de ellos le gusta recibir malas noticias. Han perdido el contacto, por lo tanto, con la vida cotidiana de los argentinos. Sólo ese aislamiento puede explicar que piqueteros amigos del Gobierno hayan cortado la avenida 9 de Julio en apoyo al kirchnerismo, luego de que esa arteria clave de la ciudad estuviera atascada durante dos días por piqueteros opositores a la administración.
Es la eterna estrategia de Kirchner: ojo por ojo, siempre, no importa el costo social. ¿No fue eso, acaso, lo que hizo cuando se enteró de que la clase media capitalina lo caceroleaba en serio durante el conflicto con el campo? Entonces, ordenó a intendentes bonaerenses y piqueteros amigos que llenaran la Plaza de Mayo. ¿No fue lo mismo que decidió hacer cuando los líderes rurales convocaron a una masiva manifestación en el Monumento de los Españoles? Llamó a una concentración oficialista, el mismo día y a la misma hora, en la plaza del Congreso.
Dos clases de piqueteros
Los piqueteros se dividen ahora en dos grandes grupos: los oficialistas y los antikirchneristas. Los dos tienen líderes que han logrado con esos métodos financiar cómodamente sus actividades políticas.
Los oficialistas reciben, es cierto, otros favores por ventanillas menos transparentes. Pero todos los partidos de izquierda o de ultraizquierda han creado sus propias ramas de piqueteros; las actividades de éstos les permiten recibir contribuciones financieras del Estado.
Hubo un tiempo en que los primeros grupos piqueteros fueron achicándose por obra de dos factores: la bancarización de los subsidios (que esquivaba a los líderes codiciosos) y la caída del desempleo (que le quitó clientela a esos mismos líderes). Sólo quedaron en pie entonces los jefes piqueteros oficialistas, financiados con otros recursos.
Luis D´Elía es buen ejemplo de un jefe piquetero convertido en patrón de una fuerza de choque. Desde el boicot a las empresas Shell y Esso, por orden directa de Néstor Kirchner, hasta la violenta irrupción en la Plaza de Mayo para espantar a los caceroleros de la clase media capitalina, también por indicación del ex presidente, D´Elía pasó de ser un piquetero rebelde a cabecilla de un ejército paraoficialista. Sus interlocutores son el propio ex presidente y el jefe de la SIDE. La policía y la Justicia lo han protegido siempre.
Fue Cristina Kirchner quien se olvidó de aquella política de bancarización de los subsidios sociales cuando anunció un paquete de ayuda para formar cooperativas que beneficiaría a 100.000 desocupados. La bancarización es contraria a la política del oficialismo, que necesita alimentar con recursos frescos a los amigos, sean éstos intendentes o líderes piqueteros.
Memorias del infierno
La reacción previsible de los piqueteros de izquierda y de ultraizquierda (no comprendidos por aquellas filantropías) fue la insurrección en la avenida 9 de Julio. Interminable revuelta. Según Cristina, la culpa fue de la prensa por contar esos tormentos sociales y por quejarse de "los pobres y los negros". Ningún otro presidente democrático tuvo un discurso tan implícitamente racista como el que deslizó la jefa del Estado. Nadie, en síntesis, habló de "negros" como habló ella.
En esas memorias del infierno, la política formal hace sus cosas en el Congreso o en los partidos, pero es la informalidad de la política la que termina gobernando.
Los subterráneos pararon por un enfrentamiento entre camarillas sindicales; no hubo ahí ningún planteo laboral serio. A la ruta Panamericana la corta ahora cualquier delegado gremial que no puede hablar por teléfono con el ministro de Trabajo. Moyano decide cuándo los diarios podrán llegar a la sociedad, mientras les dedica intimidación y violencia a supuestos adversarios que sólo tienen las palabras para defenderse.
El problema es ahora y será también después. Gremialistas y piqueteros están condicionando seriamente la política. ¿Qué próximo presidente podrá enfrentar, sin crisis mediante, semejante trama de intereses y de privilegios creada por el kirchnerismo? Quizás aquel hombre común estaba equivocado: la Argentina  tiene arreglo, pero antes deberá dejar atrás la sima que separa a los gobernantes de la realidad.- 
 Con la ley o por la fuerza 
Joaquín Morales Solá para LA NACION 5 de noviembre de 2009 |
Ni un policía había recibido órdenes de impedir los desmanes. Nadie que representara a la autoridad laboral del Estado estaba cerca. Los ejércitos paralelos de Hugo Moyano se movían sin límites en la oscuridad de la noche. Lograron frenar la libre circulación de los dos principales diarios del país durante más de cinco horas.
El barrio de Barracas, donde están los respectivos talleres de LA NACION y de Clarín , se convirtió, de hecho, en una zona liberada por el Estado para que las fuerzas de choque del líder camionero actuaran a su antojo. La intensa y planificada acción se extendió también a tres importantes centros de distribución de diarios y revistas que están en el mismo barrio de la ciudad. Empezó así, anteanoche, un conflicto cuyo final no se percibe aún, pero que pone en serio riesgo la distribución de los diarios.
Le ha llegado al turno al periodismo gráfico. Moyano no es un satélite sin órbita. Ya varias veces había amenazado con boicotear la distribución de diarios pretextando uno de esos entreveros que él suele tener para arrebatarles afiliados a otros sindicatos. Es cierto que los diarios no son las únicas víctimas. ¿Qué tenían que ver los supermercados y los clientes de los supermercados con su pelea por acólitos con el mercantil Armando Cavalieri? ¿Qué tiene que ver el resto de los argentinos con sus peleas a tiros limpios con el líder de los trabajadores de la construcción, Gerardo Martínez, por los mismos motivos?
Moyano se va a quedar dentro de poco hasta con la afiliación de los motoqueros, pero sabe que los diarios son elementos más sensibles que las otras cosas cuyo liderazgo disputa. No le importa.
El ex presidente Kirchner, jefe político directo de Moyano, también lo sabe y seguramente lo instigó a perpetrar el desastre. Por fin, un mundo sin periodistas, según la fantasía que en su momento verbalizó el ex premier británico John Major.
* *
Consumada la ley de medios audiovisuales, ¿qué podía hacer el Gobierno con la prensa gráfica, que felizmente no tiene ninguna relación con el Estado? Intentar amedrentarla, tratar de asustarla. La imposibilidad de circulación de la prensa gráfica sería una condena a muerte de la prensa gráfica. Internet existe, pero no está todavía en condiciones de financiar un periodismo grande y eficiente. 

La sociedad entre Kirchner y Moyano es tan intensa como inexplicable. A Moyano lo cuestionan los sindicatos más grandes y los más chicos del país (los gordos y los flacos, en fin) por su cercanía con un líder peronista en decadencia. Moyano resiste, aunque nunca fue un romántico de la política. Kirchner le acaba de entregar el manejo de la Administración de Programas Especiales (APE), que administra el Ministerio de Salud y que maneja más de 1000 millones de pesos anuales. Kirchner y Moyano son fanáticos creyentes del dinero como el más eficiente programa político.
El control de la APE había enfrentado duramente a Moyano con la ex ministra de Salud Graciela Ocaña, que aspiraba a que el líder sindical entendiera que esos recursos formaban parte del sistema de salud y no eran una mesa de dinero de los sindicatos. No pudo. Ocaña se fue por eso. Llegó Juan Manzur al ministerio y nombró un hombre de su confianza para que controle esos fondos. Duró 48 horas.
Ayer se publicó en el Boletín Oficial la victoria definitiva de Moyano: nada menos que el apoderado del Sindicato de los Camioneros, Daniel Colombo Russell, fue designado como jefe de la APE y en sus manos estarán de ahora en más aquellos importantes recursos. Otra guerra es previsible. Refiere a la que enfrentará a los grandes sindicatos con Moyano por la distribución de los dineros de la APE, pero esa historia no ha sucedido aún.
El Gobierno hizo suyo también un proyecto del abogado de Moyano, el diputado Héctor Recalde, para modificar el sistema las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART), en las que el sindicato camionero tiene sus propios intereses. Esos intereses habrían frenado también el inicial proyecto del oficialismo de estatizar el sistema de aseguradoras.
Todo eso explica la cercanía de Moyano con Kirchner. Pero, ¿qué cosas explican las proximidades de Kirchner con Moyano, uno de los protagonistas políticos más impopulares del país? No hay encuesta que sea benévola con el jefe camionero. Después de la gran crisis de hace siete años, Moyano estaba igual que gran parte de los dirigentes políticos de entonces: no podía salir sin custodia a la calle.
* *
Ahora cambió la beligerancia de la sociedad, pero ésta no cambió su opinión sobre Hugo Moyano. Su figura y sus métodos son rechazados en los centros urbanos y en las zonas rurales con igual intensidad. 

Sucede que a Kirchner le gustan la impronta de Moyano y sus métodos. No sólo le gustan; también le son útiles. El piquetero Emilio Pérsico terminó resolviendo el problema piquetero en la avenida 9 de Julio. Otro piquetero, Luis D´Elía, se ha convertido en el vocero más fiable del ex presidente. Kirchner siente especial predilección por ese mundo donde los aprietes violentos son más valiosos que la eventual seducción de las palabras.
¿Acaso no es el deslenguado y duro Guillermo Moreno el funcionario con más poder real en la administración? Moreno comenzó la ofensiva contra la prensa gráfica cuando se hizo cargo de hecho de la representación del Estado en la empresa Papel Prensa, a través de su incondicional Beatriz Paglieri, que ayer asistió a su primera reunión con el resto del directorio de la empresa.
No es una casualidad, aunque lo parezca: la mayoría del paquete accionario de Papel Prensa es propiedad de LA NACION y de Clarín , los mismos diarios afectados por Moyano en la larga madrugada de ayer.
Hace pocas semanas, Moreno le dedicó una diatriba de antología a Papel Prensa y a sus dueños privados, que incluyó amenazas de golpes a los entonces representantes estatales en la empresa papelera; éstos renunciaron luego, tal vez asustados. Se hicieron dos denuncias penales sobre los dichos de Moreno, pero un fiscal está perdiendo el tiempo mientras enreda y revuelve los papeles. La Justicia y la policía también son, a veces, funcionales al método Kirchner.
Kirchner cree que los intendentes definen las elecciones y que los medios construyen la realidad. A los intendentes les llenó la mochila de subsidios para los pobres, que merecen una solución mejor para sus vidas. A los medios les ha dedicado una política brutal, coherente y persistente de domesticación. Para ese fin le sirve la ley o le sirve Moyano. Le da lo mismo. 
----------- 
Un resumen para aclararnos los temas interesantes: Piqueteros en la 9 de Julio, clientelismo,Policía, etc.
 Siempre en contra de la lógicA 
Joaquín Morales Solá 
LA NACION-4  de noviembre de 2009 |
 Una de las principales arterias de la ciudad, la avenida 9 de Julio, estuvo cortada durante más de un día por agrupaciones piqueteras de izquierda. Lo que hicieron esos grupos políticos es ciertamente deplorable, pero lo que denuncian (el uso de los recursos públicos para incrementar el clientelismo político del kirchnerismo) es cierto. Fernando Cáceres un conocido ex futbolista, agoniza por el cruel disparo de un revólver en manos de un adolescente. En esas mismas horas, el gobierno nacional amenazó a la administración capitalina con retirar a la policía de sus lugares de trabajo en la ciudad por una deuda del gobierno que comanda Mauricio Macri.
La democracia admite tensiones en la conducción de la política, disensos que generalmente terminan en negociaciones. Cualquier gobierno, sin embargo, está obligado a preservar el orden público y a garantizar la seguridad de la sociedad. El cumplimiento de esa responsabilidad asegura la tranquilidad pública y la libertad de todos los ciudadanos. En el gobierno de los Kirchner, las cosas son siempre exactamente al revés de los manuales y de la lógica. La conducción de la política es férrea y no admite ni disenso ni negociación; las cosas deben aprobarse institucionalmente tal como se decidieron en la intimidad de Olivos
En otro plano muy distante de esos rigores, vastos sectores sociales intuyen que viven cada día más cerca de la anarquía y que hay zonas de la ciudad y el conurbano (¿qué zonas? ¿dónde están?) en las que la frontera entre la vida y la muerte la establece el inasible azar
Veníamos mal (o muy mal) con los cortes de rutas y de calles. Fue el gobierno nacional el que le dio nuevos motivos al escándalo callejero. Creó subsidios de 1500 pesos para la constitución de cooperativas de trabajo destinadas a los desocupados y colocó esa política en manos de jefes territoriales del kirchnerismo o de punteros políticos, como corresponde a un gobierno al que sólo acceden los amigos
La senadora Hilda de Duhalde denunció públicamente la anomalía que sucede en Lomas de Zamora: el 50 por ciento de esos planes los maneja el diputado nacional kirchnerista Fernando "Chino" Navarro; un 30 por ciento está bajo control del interventor en el Comfer, el también kirchnerista Gabriel Mariotto, y sólo un 20 por ciento lo asigna la municipalidad. Según la denuncia de la senadora, los beneficiarios últimos de esos subsidios deben abonar entre el 15 y el 40 por ciento de los 1500 pesos al puntero que hace la conexión entre ellos y aquellos dirigentes oficialistas

Varios intendentes del conurbano habían manifestado ya extraoficialmente su preocupación por esas cooperativas de trabajo, que ellos presentían como un método de acopio de votantes kirchneristas para eventuales internas del justicialismo
Es la misma denuncia que hicieron los grupos de izquierda en la avenida 9 de Julio: los subsidios para los desocupados, dicen, tienen un destino político que no comprenderá, desde ya, a los simpatizantes de las agrupaciones que protestan
Perseguido por su historia y por su culpa, el kirchnerismo es impotente frente a esas manifestaciones que abruman otra vez la rutina de importantes sectores sociales.
La Policía Federal criticó, en un hecho inédito tal vez, al gobierno elegido de Macri. Le reprochó una deuda de 40 millones de pesos, que la estaba obligando a retirar la custodia de varias zonas de la ciudad. Por mucho menos, Néstor Kirchner hubiera echado del servicio activo hasta los estudiantes de la escuela de la policía. Hace poco, un brigadier fue mandado a retiro por la ministra de Defensa, Nilda Garré, por haber aceptado tomar un café con un ex funcionario que no agrada al oficialismo
Pero la conducción de la policía hizo política por cuenta y orden del gobierno de los Kirchner. Es otra cosa, entonces. Kirchner ya lo dejó desairado en el Senado a Carlos Reutemann; ahora intenta mostrarlo como un incapaz a Macri
Macri les debe a los capitalinos más eficiencia y prontitud en el conflicto de la seguridad. ¿Qué duda cabe sobre eso? Pero también es cierto que, a falta de calor popular en torno a su propia figura, Néstor Kirchner está tratando de exhibir a sus competidores presidenciales como hombres ineficientes en el control del poder
Sin embargo, el kirchnerismo es lo que más se asemeja ante la mirada social al descontrol en los recursos del poder. Nada se puede hacer, nada se puede mejorar cuando se trata del espacio público. Esos son los mensajes implícitos que llegan desde la cresta del gobierno nacional.
Tales incapacidades no eliminan, con todo, el descalabro institucional. ¿Qué hacía Aníbal Fernández peleándose con Macri en nombre de la Policía Federal? ¿No es Julio Alak, acaso, el ministro de Justicia y Seguridad y, por lo tanto, el jefe directo de la policía? ¿O la policía es un coto reservado del ministro Fernández?

Sea como sea, los funcionarios nacionales y capitalinos decidieron hablarse y escucharse entre ellos cuando el ex futbolista Cáceres entró tres veces al quirófano con el cráneo perforado por la bala de un criminal adolescente. Los empujó la conmoción social que provocó el definitivo infortunio de CácereS
El minué sobre la policía era ya insoportable. ¿Era necesario tanto para hacer tan poco? ¿Qué debería suceder con los piquetes para que los que gobiernan se acuerden de ese interminable tormento social?
-------



Comparten la lectura de este sitio on line 367533 visitantes***Mar Chiquita en la red: El espacio Marchiquitense!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=